• Caracas (Venezuela)

Corina Yoris-Villasana

Al instante

Las enseñanzas de la Historia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace ochenta años comenzó en España la Guerra Civil.  Sobre esta terrible etapa son numerosos los artículos, estudios, monografías publicados y donde se quiere dar cuenta de las razones que condujeron al alzamiento que desencadenó el enfrentamiento entre los españoles. Al acercarnos a las distintas fuentes que nos narran los sucesos, encontramos que las visiones del origen de la confrontación son diversas. Trataré de resumir en los caracteres de este artículo los sucesos de mayor envergadura que dieron al traste con el proyecto republicano de comienzos del siglo XX.

Hay que recordar que la llamada Segunda República fue el sistema político que gobernó a España entre los años 1931 y 1939. Surge en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII. Durante los últimos años de su reinado, España se debatía en una profunda crisis social y económica. En septiembre de 1923, el capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, se rebeló contra el Gobierno presidido por Manuel García Prieto y encabezó el golpe de estado. Alfonso XIII, por su parte, no se opuso al golpe. Primo de Rivera dimitió en 1930 y Alfonso XIII nombró al general Dámaso Berenguer, para ese momento jefe de la casa militar del rey, presidente del gobierno. El propósito del monarca era “retornar a la normalidad constitucional”. Este objetivo no llegó a cumplirse y en 1931, el monarca nombró a Juan Bautista Aznar nuevo presidente del Gobierno. Apenas llegó al poder, propuso un nuevo calendario electoral y se celebraron en abril de ese año las elecciones municipales. Ante el resultado, el rey decidió abandonar España, yéndose a París y solo en 1941 abdicará a favor de su hijo, Juan de Borbón.

Así las cosas, empezó la Segunda República y en medio de una permanente crisis sociopolítica, llegaron las elecciones de febrero de 1936, que fueron ganadas por el Frente Popular. Ante esta victoria, comenzaron a moverse las fuerzas que adversaban a la República. Entre el mes de abril, fecha de comienzo de esta nueva etapa de gobierno republicano, presidido por Manuel Azaña, y el mes de julio, hubo un clima de agitación permanente y múltiples atentados, reyertas donde se ocasionaron numerosas muertes. Esta tensión ocasionó, como era de esperarse, la apreciación por parte de la ciudadanía que el gobierno del Frente Popular era incapaz  de conservar la paz y el orden público; esta percepción fue empleada como motivo para “justificar” el golpe militar que se estaba preparando. A ello se agrega que en el parlamento, José Calvo Sotelo y José María Robles acusaron al gobierno de ser el responsable de la alteración del orden público. Transcurrieron los días en medio de la agitación y el día 12 de julio fue asesinado en una calle céntrica de Madrid el teniente de la Guardia de Asalto, José del Castillo Sáez de Tejada, un militar instructor de las milicias socialistas. Inmediatamente sobrevino el contragolpe; en la madrugada del día siguiente fue asesinado José Calvo Sotelo, líder de los llamados monárquicos alfonsinos. En los registros históricos de aquellos sucesos se puede leer el juramento realizado por Antonio Goicoechea, quien en el entierro de Calvo Sotelo, prometió: “consagrar nuestra vida a esta triple labor: imitar tu ejemplo, vengar tu muerte y salvar a España”.

El crimen de Calvo Sotelo activó el compromiso con la sublevación. El día 15 de julio, el General Francisco Franco, quien se encontraba en Tenerife, fue informado sobre el arribo del avión que había de trasladarlo a Marruecos y allí liderar el Ejército Español  de Marruecos. En la mañana del 18 de julio, mediante un Manifiesto redactado por el propio Franco, donde se dan las “razones” del golpe militar, Franco expresó contundentemente que llevaría a cabo “una guerra sin cuartel a los explotadores de la política, a los engañadores del obrero honrado, a los extranjeros y a los extranjerizantes que, directa o solapadamente, intentaban destruir España”.

El gobierno de Aznar se apresuró a nombrar un nuevo presidente de gobierno, esta vez alguien allegado a él, José Giral y formaron un gobierno solo integrado por republicanos. Este nuevo gobierno decidió entregar armas a los obreros y con ello, dice el historiador Julián Casanova, el Estado republicano perdió el monopolio del uso de éstas. Dice Casanova: “Un golpe de estado contrarrevolucionario, que intentaba frenar la revolución, acabó finalmente desencadenándola”.

Franco fue proclamado como “Jefe supremo” del grupo sublevado en armas el 1° de octubre de 1936. Ejerció como Jefe de Estado desde el fin de la guerra hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975.Comenzó de esta manera una de las etapas más sombrías de España. Salió en exilio un número importante de españoles, muchos de ellos buscaron un nuevo hogar en nuestro país, se quedaron en estas tierras e hicieron suyo el destino y suerte de Venezuela. Hoy, julio de dos mil dieciséis, vemos a España en medio de una crisis política que no se resuelve aún. Si miramos hacia esta parte del océano, son varios los países con profundas crisis sociales y políticas.

Sería recomendable que muchos de quienes proponen la actuación militar en nuestra crisis venezolana, se acercasen a la Historia y aprendiesen de la enseñanza que ésta nos brinda.

@yorisvillasana