• Caracas (Venezuela)

Corina Yoris-Villasana

Al instante

Colosos de la literatura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


William Shakespeare, Miguel de Cervantes Saavedra y el Inca Garcilaso mueren el 23 de abril de 1616. En algunas publicaciones biográficas de los dos primeros, se hace referencia al 22 de abril en el caso de Cervantes y 23 a Shakespeare, hecho que ha sido explicado por el uso del calendario juliano en  Inglaterra y gregoriano en España. El 23 de abril se ha consagrado como el Día Internacional del Libro por la Unesco desde 1995, con el propósito de rendir homenaje a los libros y sus autores.

La obra cumbre de don Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, publicada en 1605 con el nombre de  El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, ha sido considerada “el mejor trabajo literario jamás escrito” y quedó en primer lugar en la famosa lista de las mejores obras literarias, donde votaron cien grandes escritores.

Es común describir El Quijote como una extraordinaria parodia de las novelas de caballería. Ríos de tinta se han usado para describir, analizar, estudiar esta obra. Muchos críticos literarios, escritores renombrados sostienen diversas posturas sobre el género literario donde se pueda enmarcar. Numerosos la han visto como una sátira, otros como una obra didáctica, incluso hay quienes vieron en ella una parodia de la Autobiografía de san Ignacio de Loyola. También ha sido considerada una fuerte crítica a la España de su época. Una España donde ocupan un lugar preponderante las ideas conciliares de Trento, así como el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición.

En las páginas cervantinas podemos ver reflejadas con magistral estilo las claras diferencias en los estratos sociales del siglo XVI español, como la supremacía de lo que algunos han dado en llamar ortodoxia católica llevando al extremo. ¿De qué manera se ven estas comparaciones y estratificaciones, las prácticas inquisitorias? Tomemos El Quijote y leamos, por ejemplo, el capítulo VI, “Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo, donde se describe cómo el cura y el barbero cuáles libros deben ser quemados”: “Abriose otro libro, y vieron que tenía por título El caballero de la Cruz. Por nombre tan santo como este libro tiene, se podía perdonar su ignorancia; mas también se suele decir tras la cruz está el diablo: vaya al fuego”. En el capítulo XXI, en una conversación entre don Quijote y Sancho, queriendo este saber qué le reportaría a sí mismo si don Quijote pudiese cortejar a una Infanta. “—Sea par Dios –dijo Sancho–, que yo cristiano viejo soy, y para ser conde esto me basta. —Y aun te sobra –dijo don Quijote–; y cuando no lo fueras, no hacía nada al caso, porque, siendo yo el rey, bien te puedo dar nobleza, sin que la compres ni me sirvas con nada. Porque, en haciéndote conde, cátate ahí caballero, y digan lo que dijeren; que a buena fe que te han de llamar señoría, mal que les pese”. Son muchos los pasajes que se podrían citar, mas debo hablar también de los otros dos grandes escritores, citados supra.

En una biografía de William Shakespeare leí una célebre frase de Víctor Hugo referida al bardo de Avon: “Shakespeare no tiene el monumento que Inglaterra le debe”; ese juicio, emitido avanzado el siglo XIX, produjo que se erigiesen numerosos monumentos en honor de quien ha sido considerado el mayor y mejor exponente de la literatura inglesa y de la literatura universal. Se citan a menudo frases como To be or not to be, frase con la que se inicia el soliloquio de Hamlet mientras espera a Ofelia; o  Something’s rotten in Denmark sin que muchos de quienes las citan sepan en cuál obra son pronunciadas y por quién.

The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark, pieza teatral de Shakespeare es considerada una de las tragedias más prestigiosas de la literatura inglesa. La obra acontece en Dinamarca, su trama se desenvuelve en torno a hechos acaecidos a raíz de la muerte del rey Hamlet, padre del príncipe Hamlet; el rey muere asesinado por su propio hermano y el fantasma del rey Hamlet le demanda a su hijo que tome venganza matando a su asesino. La locura es magistralmente manejada por Shakespeare y cómo esta, a partir del dolor del príncipe Hamlet, se convierte en un motor: la ira. Temas como la venganza, la traición y el incesto son abordados con brillante dominio del género teatral.

No me alcanzaría el espacio para citar sus obras; baste con recordar también las obras históricas como Enrique VIII; o la esplendorosa tragedia Macbeth que trata sobre la traición y la ambición. Imposible que no mencione A Midsummer Night’s Dream (Sueño de una noche de verano).

El Inca Garcilaso, escritor e historiador, nació en Cuzco (Cusco), Perú, de padre español, emparentado con Garcilaso de la Vega, y madre inca; se le ha llamado “príncipe de los escritores del Nuevo Mundo”. Destacan las siguientes obras: La Florida del Inca, Comentarios Reales de los Incas, Historia General del Perú.

La lectura profunda, aquella que te envuelve, que produce un goce estético, millonaria en emociones, alimenta el espíritu y te vuelve más reflexivo y autocrítico. ¡Cuánta falta le hace a muchos de los llamados dirigentes que leyeran un poco más y con atención! “Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres” (Heinrich Heine).