• Caracas (Venezuela)

Corina Yoris-Villasana

Al instante

Clamor por la paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 6  de agosto de 1945 entra a laHistoria como un día de terribles sucesos. El arma nuclear conocida con el nombre de Little Boy fue lanzada sobre Hiroshima ocasionando miles de muertes;tres días después, el 9 de agosto del mismo año, fue lanzada la bomba FatMan sobre Nagasaki. Son considerados los únicos ataques nucleares en la Historia Mundial. Se estima que entre ambos bombardeos hubo 246.000 muertes. Las ciudades de Hiroshima y Nagasaki dejaron de existir.

El ultimátum de Potsdam que puntualiza las cláusulas para la capitulación japonesa consistió en una declaración, publicada el 26 de julio de 1945, donde se solicitaba al Japón su la rendición, y en caso de no aceptar los términos, sería aniquilado días después. Los firmantes de este documento fueronHarry Truman, Presidente de los Estados Unidos de América, Winston Churchil  Primer Ministro de la Gran Bretaña y el Presidente de la República de China Chiang Kai-shek. El Imperio japonés se negó a aceptar el ultimátum, de manera que el Secretario de Guerra de los Estados Unidos, H. Stimson, informó al presidente Truman de la decisión japonesa y el 6 de agosto de ese año se lanzó el ataque sobre Hiroshima.  Al realizarse el segundo ataque nuclear, esta vez sobre Nagasaki, la rendición incondicional  del Imperio japonés fue anunciada el 15 de agosto y se firmó el Acta de Capitulación el 2 de septiembre. De esta manera, se le pone fin a la Guerra del Pacífico y, en consecuencia, la Segunda Guerra Mundial. La importancia de estos bombardeos y su influencia sobre el fin de la Segunda Guerra Mundial ha sido tema de discusión sobre décadas.

Otro de los bombardeos que han pasado la Historia fue el realizado por la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana sobre la población de Guernica (Vizcaya, España) durante la Guerra Civil Española, el día 26 de abril de 1937. Para ese momento, Guernica tenía unos cinco mil habitantes. La cifra de fallecidos es estimada en unos126 fallecidos según estudios realizados por la organización Guernikazarra. No hay precisión sobre la cifra de muertes, en parte debido al incendio de los registros que sucedió días después del bombardeo.

Este bombardeo se transformó en un escándalo mundial y se convirtió en uno de los símbolos antibelicistas. Pablo Picasso pintó el famoso cuadro Guernica para ser exhibido en la Exposición Internacional de París en 1937 y recordar con ello los horrores de la guerra. Hoy día se encuentra en el Museo Reina Sofía, Madrid.

Ambos sucesos, los nucleares y el de Guernica, marcan un momento histórico terrible que en suma costaron miles de fallecidos.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial se abre un período que es conocido como la Guerra Fría, caracterizado por un enfrentamiento político, económico, social que se origina en 1947 y se sitúa su final con la disolución de la Unión Soviética. Durante ese lapso, ocurre un sin número de enfrentamientos en diferentes lugares del globo terráqueo, pero no llegan a alcanzar las dimensiones de una guerra con características globales.  Entre ellas, la Guerra de Vietnam con sus espeluznantes consecuencias; las guerras civiles de Centroamérica; la Guerra del Yom Kippur; la guerra de Afganistán, por tan sólo nombrar algunas. La cifra de muertes es de millones de seres humanos.

El siglo XIX en nuestro país se producen varios períodos de guerras, entre las cuales sobresale, por el número de fallecidos, la Guerra Federal, considerada como las más sangrienta de todas las ocurridas desde el inicio de la vida republicana.  Según cifras ofrecidas por historiadores de ese período, la cifra se puede calcular entre 50 mil y 100 mil muertes en combate. Fue un siglo de revueltas y guerras que asolaron el país, lo empobrecieron y lo estancó en su posible desarrollo.

Venezuela, en el siglo XX, tuvo un ascenso en el desarrollo social y político, para estar ahora en el siglo XXI en un período, no sólo de estancamiento, sino de empobrecimiento galopante y con una aterrorizante cifra de muertes violentas. Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), desde 1999 hasta mayo de 2015, se registraron 252.073 muertes violentas. En los bombardeos nucleares, hubo unas 260 mil muertes entre Hiroshima y Nagasaki. Nosotros no hemos sufrido, afortunadamente, un bombardeo nuclear, pero hemos sido sometidos a una violencia diaria verbal y no verbal. Ha sido un período caracterizado por una especie de guerra no contemplada en las caracterizaciones de los enfrentamientos bélicos. Querer imponer un modelo socioeconómico fracasado, como lo testimonia la caída de la Unión Soviética en los años 90, es absolutamente demencial. ¿De cuál guerra nos preservan, si estamos en medio de una batalla diaria peleada en las calles del país y con una “economía”, si se puede llamar así, de guerra?  Basta ya de engaños y mentiras, basta ya de abusos. El país entero clama por la paz, la armonía y el saneamiento de la economía.