• Caracas (Venezuela)

Copa América 2015

Al instante

La “Neymar dependencia” de Brasil

Neymar llegará en plena forma | Foto EFE

Neymar llegará en plena forma | Foto EFE

Hay una estadística muy ilustrativa del peso de Neymar en el equipo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Brasil mostró en su debut en la Copa América contra Perú una agudización de su dependencia de Neymar, algo que ya era patente en el último par de años y que, en la práctica, lo está convirtiendo en un equipo unipersonal.

Este tipo de enfermedades, la subordinación del equipo a un único crack, siempre fue un rasgo de selecciones menores, pero nunca había afectado a la pentacampeona del mundo.

En la victoria por 2-1 ante Perú, Neymar no sólo hizo un gol y una asistencia, volvió a ser decisivo como en otros muchos partidos y en este caso su protagonismo en el juego de Brasil fue total.

En su proceso de multiplicación, Neymar ejerció sus habituales funciones de delantero, pero también se puso la camisa de organizador y hasta la de recuperador de balones.

El capitán de Brasil, más líder que nunca, no sólo hizo de Ronaldo, Pelé o Zico, roles que ya había desempeñado en otras ocasiones, también se transmutó en una suerte de Falco y hasta en un Dunga.

En su nueva faceta de defensiva, Neymar robó en diez ocasiones la posesión a los peruanos, un aspecto en el que sólo se quedó por detrás de Willian, autor de doce recuperaciones.

El seleccionador brasileño, Dunga, está empecinado en negar la "Neymardependencia". Después del partido contra Perú, subrayó que otros jugadores fueron decisivos, Douglas Costa por su gol, Dani Alves por su asistencia en el primero, o los defensas que neutralizaron a Paolo Guerrero, pero los números le llevan la contraria.

Hay una estadística muy ilustrativa del peso de Neymar en el equipo. El delantero del Barcelona fue el que más balones perdió, 34, un tercio del número total de Brasil, un dato que corrobora lo que se vio en el estadio de Temuco: todas las jugadas de la Canarinha pasan por sus pies.

Es un hecho que desde que se puso el brazalete de capitán, coincidiendo con la llegada de Dunga al banquillo de Brasil, Neymar ha asumido una posición de liderazgo que en el Mundial no había ejercido de una manera tan patente.

La jerarquía de Neymar es indiscutible y tiene la ventaja de que su currículo no fue empañado por la derrota por 7-1 contra Alemania en las semifinales del Mundial, debido a la lesión que sufrió en los cuartos de final contra Colombia.