• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

El tequeño tiene su toque en el calor del aceite

Los tequeños deben freírse congelados, en aceite caliente, no hirviendo. Si al colocarse en el caldero se quedan abajo el calores insuficiente. No es recomendable freír las cuarenta unidades de una vez: la cantidad enfría el aceite y no se obtiene el resultado deseado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sabor, el tamaño –más bien pequeño, para comerlo en dos bocados, antes de que se enfríen– y la perfecta armonía que ofrece la combinación de masa de hojaldre y queso son los secretos del éxito de los tequeños de Las Tías. Lo  dice Lilia Rojas, responsable con Eva Carrera del negocio familiar que comenzó hace casi 20 años,  en el cafetín de un parque infantil caraqueño, por iniciativa de Lilia Carrera, madre de la primera y tía de la segunda.

“Lo primero que pidieron los clientes que celebraban fiestas en el parque fue tequeños. Probamos las tres marcas que ofrecía el mercado en ese momento; ninguna nos gustó. Decidimos hacerlos nosotras con la receta de mi tía Lilia”, dice Carrera. A partir de entonces toda Caracas comenzó a hablar de ellos.

El parque cerró sus puertas pero los pedidos no pararon. Tía y sobrina alquilaron un anexo para continuar la producción con ayuda de algunas de las empleadas con las que ya trabajaban, entre ellas Nereida Palomino, actual jefa de taller del negocio.

El empujón vino de la mano de una clienta, hija del propietario de una de las cadenas de supermercados que actualmente ofrece el producto. “Quedó encantada y nos propuso venderlos en una de las sucursales del negocio de su papá”, explica Carrera, que además de atender el pedido debió acelerar la legalización de la marca y cambiar su imagen. El papel de filme en el que envolvía el producto, así como la etiqueta hecha en computadora que lo identificaba, se sustituyó por un empaque elaborado en plástico resistente y con cierre ziploc. Ideal para mantener el producto, en perfecto estado, dentro del congelador.

El impulso permitió dejar el rodillo y el amasado a mano. En el año 2000 adquirieron 2 batidoras , 2 laminadoras, y el primer local de los 3 que tiene Las Tías en San Luis. El número de trabajadoras pasó de 6 a 20, casi todas mujeres,  que se apoyan, al igual que las dueñas del negocio, en Daniel Malavé, “nuestro gerente de soluciones”, dice Rojas.

En 2007, por exigencias del mercado,  sumaron al tequeño original dos más: de chocolate y de guayaba. Los primeros se elaboran con el producto oscuro de El Rey –el de leche no da resultado porque se funde en las manos– y los segundos con la pulpa de la fruta, de consistencia similar a la del bocadillo.

“A diferencia del tequeño tradicional no armonizan con licor, por lo que no recomendamos servirlos en fiestas. El de guayaba es ideal para el desayuno o como postre, el de chocolate, para merienda y a ambos les va muy bien el café, eso sí, hay que esperar que estén tibios”, dice Carrera,  que no revela recetas –“es secreto de familia”– pero sí la cifra de ventas del pasado mes de enero: 7.430 bandejas de tequeños, de 40 unidades cada una, durante las tres semanas que abrió el local.

 

ElDato

Los tequeños de queso de Las Tías se ofrecen en el local de la casa –en el centro comercial San Luis, de lunes a viernes, de 8:00 am a 5:00 pm, el único sitio donde se venden los de chocolate y los de guayaba, por encargo– y en los supermercados El Patio, Plaza, La Muralla, San Lorenzo y Mi Negocio.

Pedidos: 985-4654.