• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

El estofado de oveja, un plato húngaro candidato a patrimonio de la humanidad

El estofado de oveja, un plato húngaro candidato a patrimonio de la humanidad

El estofado de oveja, un plato húngaro candidato a patrimonio de la humanidad

Llamado en húngaro "karcagi birkapörkölt", este plato fue durante siglos la comida preferida de los pastores de oveja, hasta que en el siglo XIX la carne de cerdo lo sustituyó entre las capas más pobres de la sociedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un estofado especial de oveja, en el que utiliza todo el animal, incluidos partes menos "apetitosas" como los ojos y las pezuñas, y candidato a ser declarado patrimonio de la humanidad, ha sido hoy la estrella de una feria culinaria celebrada en Szentendre, al norte de Budapest.

El "estofado de oveja de Karcag" es especial por su sencillez y por el uso de todas las partes de la oveja.

Llamado en húngaro "karcagi birkapörkölt", este plato fue durante siglos la comida preferida de los pastores de oveja, hasta que en el siglo XIX la carne de cerdo lo sustituyó entre las capas más pobres de la sociedad.

"Es un plato típico de la gastronomía húngara", afirmó en declaraciones a Efe Zsuzsa Kovács, directora de relaciones públicas del museo de arte popular al aire libre de Szentedre, donde se celebró la feria culinaria dedicada a la oveja.

El plato figura en la lista húngara de patrimonio cultural de la Unesco desde 2012 y es candidato a formar parte del mundial, agregó Kovács.

"Lo más importante es quitar todo el sebo de la carne", explicó a Efe el cocinero István Horti, que añadió que el plato en sí "no lleva ingredientes especiales".

La carne se prepara con cebolla, pimentón verde entero y picante, pimentón rojo en polvo, sal y pimienta.

"Todo esto se cocina durante un mínimo de 3 horas", agregó Horti, destacando que al inicio de la cocción la carne prácticamente se fríe en el caldero, lo que le da un sabor muy especial.

Pese a su fama, mucha gente rehúsa probar este estofado al enterarse que se cocinaron juntos la cabeza, las pezuñas, la cola y los nudillos de la oveja, aunque estas partes no son reconocibles cuando a uno le sirven el plato.

"Nunca lo probaremos", aseguraron dos niñas a Efe, observando con ciertas dudas el caldero, mientras que los mayores lo comían, felicitando al cocinero.

La carne de oveja es más saludable que otras, ya que tiene menos grasa y también se puede usar en la alimentación de los menores, dijo Kovács.

"Por eso hasta hoy forma parte de la dieta mediterránea", destacó la experta, que al mismo tiempo se lamentó que los altos precios que esta carne tiene hoy día en Hungría.

En septiembre, el museo publicará un recetario de platos preparados de oveja, en colaboración con varios de los más populares "bloggers" de gastronomía del país.

Entre otros platos, una variante del famoso goulasch húngaro se prepara utilizando la carne de oveja en vez de res, agregando ingredientes que no se pondrían en el plato original, como guisantes.

Junto a la feria gastronómica, el museo ha abierto una muestra titulada "La oveja en la cocina", que reúne los objetos utilizados en la preparación no sólo del estofado, sino de quesos y otras elaboraciones. EFE