• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

Té con aroma de cacao

Teruel desarrolló una línea que ya cuenta con siete productos que llevan la cascarilla,  mezclada con hojas de té –blanco, verde, rojo o negro–, flores, frutas, hierbas y especias / Foto Cortesía @milsabores

Teruel desarrolló una línea que ya cuenta con siete productos que llevan la cascarilla, mezclada con hojas de té –blanco, verde, rojo o negro–, flores, frutas, hierbas y especias / Foto Cortesía @milsabores

Helena Teruel, decidida a despertar el interés de los venezolanos por la bebida a través de sabores criollos, elabora siete mezclas que combinan el ingrediente con hierbas, flores y especias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En las listas de productos de las casas de té no falta el que ofrece aroma a  cacao. Lo aporta la cascarilla del grano, ingrediente que también suma a la preparación vitamina D y propiedades relajantes y digestivas. Lo dice Helena Teruel, química egresada de la Universidad Central de Venezuela, apasionada por la bebida y decidida a despertar el interés de los venezolanos por la cultura del té. “Eso sí, a través de sabores criollos y el cacao es uno de ellos”.

Teruel desarrolló una línea que ya cuenta con siete productos que llevan la cascarilla,  mezclada con hojas de té –blanco, verde, rojo o negro–, flores, frutas, hierbas y especias.

Al primero lo llamó Seducción Caribe –“porque seduce y recuerda a las plantaciones de cacao de Río Caribe”– y para su elaboración utilizó cascarilla de Mis Poemas –casa chocolatera mirandina– que resultó algo insípida y exigió, además de especias y piel de naranja, algo de cacao en polvo.

La que sí dio resultado fue la del cacao que llega de Paria y de Mérida a Cacao de Origen, en Hacienda La Trinidad, con el que se elaboran las tabletas de chocolate Agua Fría 70% y 75%, y Bocadillo 60%. “Son muchísimo más aromáticas”, asegura Teruel, que llegó a ellas por casualidad. “Estaba de visita y mientras oía la explicación sobre cómo se elabora el chocolate ví los sacos de cascarilla apoyados sobre la pared. Pregunté qué se hacía con ella y me dijeron que se devolvía a los productores para ser usada como abono. Consulté entonces sobre la posibilidad de llevarme alguna cantidad y me dijeron que no había problema”.

Desde entonces Teruel agrega el ingrediente a las mezclas de té que desarrolla para la casa chocolatera, algunas de las cuales llevan nombres de árboles que dan sombra a las plantaciones de cacao. La cascarilla se agrega al Apamate Rosa, mezcla de té negro con la flor, “para dejarse envolver en un instante de calma”; al Chaguarama Cool, que combina té verde y yerbabuena; al Sombra Bucare, que  se prepara con té rojo, mandarina y especias; al Orquídea Andina, que se hace con té blanco perfumado con vainilla –“eterna  cómplice del cacao y de las especias”–; y al Araguaney Picarón que combina té blanco, jengibre y un toque de pimienta negra. 

A ellas se sumaron dos mezclas para preparar té frío: Iced Chaguarama, que lleva además de cascarilla té verde y menta, “al que pueden agregarse cubos de pepino o de patilla”, y Algarrobo Masala Chai, elaborado con té negro, especias y un toquecito de leche de coco en polvo. Estos últimos se ofrecen en una bolsita sellada que rinde para un litro, asegura Teruel.

Para Urbanimia

Además de desarrollar las líneas de té para Cacao de Origen Helena Teruel creó una especial –sin cascarilla de cacao– para la tienda virtual de Urbanimia, empresa que además de organizar paseos por la capital ofrece productos en línea. Son cinco pero hasta ahora solo dos tienen nombre: Sabana Grande, que lleva té negro, café en grano, gotas de chocolate negro y caramelo, “ingredientes que recuerdan a la Savoy y al Gran Café”, y Petare, que combina té verde, anís  y papelón, sabores recuerdan al del golfeado, pan estrella caraqueño que –dicen– nació en esta parroquia.