• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

El Sueño de los hermanos Roca llegará el viernes al público

Los hermanos Roca, fundadores de El Celler de Can Roca, restaurante de Girona, España, aseguran estar interesados en hacer más cenas y nuevos filmes | Foto: www.grifetable.com

Los hermanos Roca, fundadores de El Celler de Can Roca, restaurante de Girona, España, aseguran estar interesados en hacer más cenas y nuevos filmes | Foto: www.grifetable.com

Doce comensales de lujo, doce platos y doce vinos para una ópera gastronómica dividida en doce actos; un banquete para los sentidos cuya versión cinematográfica –dirigida por el artista visual Franc Aleu– fue presentada anoche, en Barcelona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Música, videoarte y fábula mezclada con la alta cocina es la receta de El Sueño, el experimento de los hermanos fundadores del restaurante español El Celler de Can Roca, que este viernes llegará al gran público en formato cinematográfico y que se presentó anoche, en Barcelona, España.

Descrita como una “ópera gastronómica”,  El Sueño es una experiencia polisensorial en la cual la cocina de los hermanos Roca –Joan, Josep y Jordi, chef, somelier y pastelero respectivamente – se alía con la música, la poesía, la pintura, las artes escénicas y el cine para relatar la historia de Astrid, una ninfa acuática.

Celebrada hace un año en Barcelona con doce comensales de lujo, la cena y su preparación fueron filmadas por el artista audiovisual Franc Aleu. La película se  estrenará además través de varias plataformas de Internet.

“El Celler de Can Roca se caracteriza por hacer cosas diferentes, no sólo en platos y menús sino en iniciativas como ésta; este inconformismo es el que nos ha hecho avanzar”, explicó ayer Joan Roca, el mayor de los hermanos, antes de la presentación del filme. “Esta película demuestra lo perseverantes que hemos sido para explorar un camino nuevo, diferente, que nos ha dado mucha satisfacción”, agregó el cocinero después de verlo junto  con el equipo del Celler, Mejor Restaurante del Mundo en 2013,  que este año volvió a la segunda plaza del ránking, detrás del Noma,  de Copenhague.

El filme dura 80 minutos y es una amalgama de géneros que van desde el documental hasta el cine conceptual y el videoarte, con pasajes de gran belleza en los que la cocina y las diferentes disciplinas artísticas dialogan entre sí. “Nos gusta acercarnos al mundo del arte y aprender de él, pero no somos artistas; somos cocineros, pasteleros, artesanos cercanos a la orfebrería”, añadió el mayor de los Roca.

Pero, como muestra la película, su ópera gastronómica rebasa ampliamente los límites de la cocina para invadir el terreno de las emociones y llevar al extremo sensorial a los doce comensales, reconocidas figuras en diferentes disciplinas artísticas, sociales y científicas. “Intentemos explicar una fábula”, resumió Josep Roca, que además de somelier es jefe de sala del restaurante que los tres hermanos dirigen en Girona, en el noreste de España. Entre los comensales se encontraban el chef catalán Ferran Adrià  –cinco veces reconocido como el mejor cocinero del mundo en la lista elaborada por Restaurant Magazine–, el pintor español Miquel Barceló, la actriz india Freida Pinto, la física teórica Lisa Randall, el escritor Harold Mcgee y el biólogo Ben Lehner. Reunidos alrededor de una mesa redonda en el Centro de Artes Santa Mónica de Barcelona, saborearon el 6 de mayo del año 2013,  los 12 platos en los que se dividió la cena,  mientras se proyectaban las imágenes y sonaban las piezas musicales creadas para la ocasión.

Entre los manjares no faltó la carga metafórica: una bola de trufa que representó la luna, un royal de liebre rojizo inspirado en las emociones de la guerra, una erótica pechuga de pichón que recuerda a una vagina o un necrológico parmentier de papa que simboliza la muerte. “El propósito es generar emociones. Nuestros platos están pensados desde la nostalgia, el miedo o el erotismo”, afirma Joan Roca en el transcurso del largometraje. Aunque de momento se trata de un experimento único, el chef afirmó que no dudaría en repetirlo “porque nos ha permitido crecer y experimentar cosas que no imaginábamos que podían pasar alrededor de una mesa”. Esto, agregó, “ es la culminación de un sueño pero abre nuevos caminos; queremos hacer más cenas de este tipo”.