• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

El Spam es tan buen regalo como el vino y el té

Spam es una carne envasada en latas azul y amarillo con fama de pacotilla en su país de origen, EE UU | AFP

Spam es una carne envasada en latas azul y amarillo con fama de pacotilla en su país de origen, EE UU | AFP

Sí, Spam, la carne envasada en latas azul y amarillo con fama de pacotilla en su país de origen, Estados Unidos, pero muy valorada en la vibrante economía de Corea del Sur, donde los ladrillos rosados de lomo de cerdo se han ganado el afecto de los consumidores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los residentes de Seúl, cada vez en mejor condición económica, escudriñaron anaqueles durante toda la semana en busca de especialidades culinarias, bellamente envueltas, para regalar en el Año Nuevo Chino. ¿Artículos favoritos? Vinos importados, cortes selectos de res, raros tés herbales y Spam.

Sí, Spam, la carne envasada en latas azul y amarillo con fama de pacotilla en su país de origen, Estados Unidos, pero muy valorada en la vibrante economía de Corea del Sur, donde los ladrillos rosados de lomo de cerdo se han ganado el afecto de los consumidores.

La travesía del Spam desde Minnesota hasta de la mesa surcoreana comenzó cuando se fue con los militares estadounidenses que pelearon la Guerra de Corea. Kim Jong-sik, veterano surcoreano de 79 años de edad, que estuvo destacado en bases estadounidense en la década de los cincuenta, recuerda que "el Spam era un lujo solo disponible para los ricos con buenas conexiones".

El producto aún forma parte del tejido de la vida culinaria del país. Y aunque muchos jóvenes no tienen idea alguna sobre su origen, no dudan en pedir "budaejjigae" en los restaurantes que ofrecen el plato, un estofado que mezcla Spam con kimchi. A ellos se suman las madres coreanas que se deleitan al abrir una lata para el desayuno y servirlo con arroz, y un huevo estrellado encima.

George H. Lewis, sociólogo de la Universidad del Pacífico, recuerda que el Spam ganó en Corea del Sur más "estatus" quea Coca-Cola o Kentucky Fried Chicken, y que aún se ofrece como regalo para ocasiones de importancia, en la que se desea rendir un honor especial y presentar respetos. Durante algún tiempo, los niños consideraron que estaba de moda llevar rebanadas de Spam asadas en sus loncheras -actualmente, cuando menos, no se ve mal- y su caché fue obvio en un reciente comercial televisivo en el que un hombre hace una romántica invitación a cenar que su novia no puede rechazar: rebanadas de Spam frito sobre un tazón humeante de arroz. Pero no todos tienen debilidad por Spam. En una época en que no hay escasez de carne fresca y la comida orgánica se ha convertido en algo similar a una obsesión nacional, los surcoreanos más ricos desprecian el producto enlatado.

¿Qué explica la permanencia del Span en esta potencia asiática? "Su introducción a través de los militares estadounidenses se asocia con prosperidad", dice Koo Se-woong, expertos en estudios coreanos del Centro MacMillan de Estudios Internacionales y de Área en la Universidad de Yale. Kim es de la generación que recuerda de primera mano los dolorosos orígenes de la popularidad del producto. "En esos días los niños penetraban en los basureros del ejército estadounidense para buscar cualquier cosa comestible, Spanm entre ellas, y se lo vendían a los restaurantes; así nacio el "budaejjigae", a medida que comenzó a mezclarse con raciones militares estadounidense y kimchi", afirma el veterano del ejército, quien junto a su esposa regenta Bada Sikdang, uno de los restaurantes de budaejjigae más populares de Seúl. Durante un reciente almuerzo en Bada, la diseñadora Sung Min-kyeong aseguraba que no podía entender que los estadounidenses despreciaran el Spam, "cuando comen perros caliente", mientras Seo Soo-kyung, otra de las clientas revelaba que había tenido una revelación cuando su cuñado estadounidense quedó atónito al verla comprar Spam y le dijo que era comida chatarra para indigentes. "Mi mamá nos cocinaba Spam que, por cierto, va de maravilla con kimchi y arroz".