• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

Sao Paulo compensa falta de playas con su gastronomía

El barreado es plato bandera de Tordesilhas, restaurante de Sao paulo especializado en gastronomía regional / GOTOUR.COM.BR

El barreado es plato bandera de Tordesilhas, restaurante de Sao paulo especializado en gastronomía regional / GOTOUR.COM.BR

Un grupo de cocineros apasionados por los ingredientes autóctonos provocó una revolución que puso a la ciudad en el mapa global de la alta cocina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que Sao Paulo no tiene en playas y belleza lo compensa su comida. Desde alta cocina hasta comidas simples pero satisfactorias en bufetes,  en donde se paga por peso. Hay opciones para todo tipo de paladares y todo tamaño de billeteras.

Fiel a sus raíces de inmigrantes, Sao Paulo es conocida por sus cantinas italianas, bares de sushi y comida libanesa auténtica. Hasta hace poco lo que faltaba era, por raro que parezca, comida brasileña.  Pero eso cambió en la última década, gracias a un grupo de chefs cuya pasión por los ingredientes autóctonos provocó una revolución en la cocina brasileña que puso Sao Paulo en el mapa global de la alta cocina.

A la vanguardia de ese movimiento está Alex Atala, una celebridad de la gastronomía cubierta de tatuajes, cuyo restaurante D.O.M. –en el exclusivo distrito de Jardins–  ocupó el séptimo lugar en la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo,  de la revista británica Restaurant, recientemente revelada.

Si uno tiene una buena billetera y suerte para lograr hacer una reserva, el menú de D.O.M. llevará su paladar en un viaje de ocho platos por la Amazonia. También vale la pena Maní, cuyos fogones comanda Helena Rizzo, reconocida por Veuve Clicquot como la Mejor cocinera del Mundo.

Para una experiencia más sencilla con la comida brasileña pruebe Tordesilhas, a seis cuadras de allí. El lugar sirve platos regionales y caipirinhas, el cóctel nacional hecho con cachaza y las frutas que se elijan, y si se está en grupo vale la pena pedir el barreado, plato de carne que se cocina en un pote de barro sellado durante 14 horas.

Otros altares a la comida brasileña en Sao Paulo son Brasil a Gosto y Mocotó, este último del chef Rodrigo Oliveira, que transformó el sencillo local de su padre en un suburbio del norte en una meca de la gastronomía local. El viaje en taxi desde el centro de la ciudad es de más de 30 minutos pero vale la pena.

Otra cocina algo subestimada que en los últimos años tomó Sao Paulo por asalto es la portuguesa. Para saborear platos de las costas del Algarve pida sardinas a las brasas y arroz de pulpo en Taberna 474, un animado restobar con una impresionante carta de vinos en Jardim Paulistano.

La cocina andina también se ha vuelto popular en Sao Paulo. Suri, un bar peruano de ceviches montado por un chef colombiano, atrae a una clientela moderna. Los fines de semana no cabe ni un alfiler. Pida un pisco sour, el cóctel disputado por Perú y Chile.

¿Más? Sí.  El Bar da Dona Onça, otro exponente del movimiento de la comida brasileña, situado en uno de los edificios más simbólicos de Sao Paulo, el curvilíneo Edifício Copan,  diseñado en 1954 por el fallecido Oscar Niemeyer, y el Skye Bar,  en la terraza del Hotel Unique, hotel boutique con forma de barco diseñado por el arquitecto brasileño Ruy Ohtake. Los tragos son caros pero la vista imprescindible.

Información y reservaciones:

D.O.M.

www.domrestaurante.com.br

Tordesilhas

www.tordesilhas.com

Maní

www.manimanioca.com.br

Gosto

www.brasilagosto.com. br

Mocotó

www.mocoto.com.br

Taberna 474

www.taberna474.com.br

Suri

www.suri.com.br