• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

Sabores locales con toques asiáticos

Foto: Cortesía Santo Bokado

Foto: Cortesía Santo Bokado

Una degustación de 10 platos y un menú de 3 para el almuerzo forman parte de la oferta de Santo Bokado 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Santo Bokado el menú es para compartir. Cada uno de los platos ofrece al comensal sabores venezolanos con influencia asiática y lo que se propone es cocina de autor. Lo dice Beto Puerta, chef del restaurante, que abrirá sus puertas el próximo martes y que atenderá a sus comensales en la terraza techada, justo frente al espacio destinado para la cocina, donde luce el inmenso arcángel –obra del escultor venezolano Manuel Paradas– que lleva un cuchillo en una mano e identifica al local.

No es el único elemento especialmente diseñado para el restaurante, que también encargó la vajilla en la que lucirá cada una de las preparaciones, compuesta por una docena de modelos de platos, a los que se suman la piezas de cristal. La hizo Mikú, taller merideño artesanal.

¿La oferta? Para el almuerzo, además de la carta, un menú prefix del que se puede elegir, entre 5 opciones, la entrada y el plato principal, y entre 3, el postre, y que se sustituye en la cena por una degustación de 10 pasos.

La propuesta incluye las japoarepitas de Puerta. “Entre ellas está mi reina, que lleva wakame tempurizado y mermelada de ají”, dice el chef, quien agrega a la lista de posibilidades al pulpo asado, servido con confitura de tomate y ñoquis esféricos de yuca, y la berenjena fondant, que llega a la mesa cortada en bastones, empanizada en panko y acompaña con salsa tártara y melado de papelón. ¿Carnes? La costilla de cerdo prensada, en su jugo, a la que acompañan un puré de jojoto tierno, tierra de morcilla y chicharrón, casabe y una gomita de queso guayanés;  y el pargo semifrito con ensalada rallada, sofrito de curry, tierra de tostón y mojito. En la lista de postres está el lingote de sarrapia con dulce de lechosa; la tierra de chocolate con compota de Jamaica; y el helado de quesillo con maní garrapiñado, gel de café con leche y bizcocho de vainilla. ¿Armonías? Vino y cerveza artesanal, “que va muy bien con algunos de nuestros platos”, dice Puerta antes de mencionar uno: el pincho criollo.

El chef

Las primeras prácticas de Beto Puerta como cocinero fueron en Mediterráneo y Sumire, restaurantes del Hotel Gran Meliá Caracas. De allí siguió a Dashi, en Buenos Aires, junto con Iwao Komiyama, y a La Vinería de Gualterio Bolívar, con Alejandro Digilio. En España integró los equipos de La Alquería, en El Bulli Hotel-Hacienda Benazuza, del Celler de Can Roca, y de El Bulli, y trabajó en la pastelería L’Obrador, en  Barcelona, y en Casa Garras, en Bilbao.Después fue el turno de Bonito, en  St. Barth, con Laurent Cantinaux, antes de volver a  Caracas para atender Caviar, un bar de tapas. A partir de entonces se dedicó a 2 proyectos personales: Sazón Tour y Ceviches 2.0. Ahora, por fin, llegó el turno de Santo Bokado.

El local

Santo Bokado está en el Centro Turístico Altamira Village. Abrirá de 12:00 m a 11:00 pm, de lunes a domingo, día en el que ofrecerá un brunch. Reservaciones: contacto@santobokado.com