• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

Historia de la cocina: desde la fogata hasta el diseño moderno

El Museo del Mueble de Viena pone en escena la historia del equipamiento de las cocinas

El Museo del Mueble de Viena pone en escena la historia del equipamiento de las cocinas

La exhibición muestra el interés en convertir a la cocina, nuevamente, en un espacio común, en forma de taller o laboratorio, con  una funcionalidad cada vez mayor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Museo del Mueble de Viena pone en escena la historia del equipamiento de las cocinas, desde el simple fuego de la Edad de Piedra hasta los diseños futuristas de los siglos XX y XXI, pasando por la llamada cocina americana que revolucionó este espacio en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado.

La exposición, que abrirá mañana 5 de marzo –hasta el próximo 26 de julio– refleja con 12 grupos de muebles la evolución de la cocina y evoca aspectos de la vida cotidiana en las diversas épocas.

Desde ser el centro de un espacio único donde se cocinaba, se comía y realmente se vivía, la cocina se convierte nuevamente en un espacio de reunión. “La muestra comienza con la cocina de la Edad Media, una habitación donde se come, se trabaja y se vive conjuntamente, lo que vuelve a interesar a la gente”, dijo la comisaria de la exhibición, Eva B. Ottillinger, durante una ruedad de prensa.

Ilsebill Barta, directora científica de la muestra, destacó que la historia de la cocina se remonta a miles de años atrás. Recordó que “en el principio era el fuego”, y que la primera “cocina” de los homínidos fue la fogata. En la muestra, varios utensilios y cuencos hallados en territorio austríaco evocan esa época, ante la imposibilidad de reconstruir las escenas originales.

Unos hermosos pesebres muestran la situación muchos siglos después, cuando los seres humanos, ya sedentarios, construían bajo techo hornos de diversos materiales que, una vez dentro de las casas, se convirtieron en el corazón de los hogares. En el espacio alpino recibieron el nombre de Rauchküche –cocina de humo– o “cocina negra” por el humo que ennegrecía las paredes. Perduraron hasta mucho tiempo después de que en las ciudades se introdujeran modelos con técnicas más avanzadas.

Un gran paso fue la llamada “cocina económica” del siglo XVII, que permitió confinar el fuego en una cámara que calentaba una plancha de metal. Pero fue a mediados del siglo XIX cuando se logró, en un paso revolucionario, la fabricación en serie de cocinas cerradas,  libres de humo y limpias. En la muestra pueden verse diversos modelos de hornillos para calentar con madera, carbón, gas o electricidad. Destacan también otros muebles y objetos, incluidas heladeras, enormes teteras y ollas de la corte de los Habsburgo.

El tendido de redes de agua, gas y electricidad facilitaron las cosas y allanaron el camino para los movimientos revolucionarios de la arquitectura del siglo XX, como el estilo funcional de la Bauhaus y el avance de viviendas comunales. Entre los diseñadores cuyas obras se destacan en esta exposición están Karl Witzmann, Josef Hoffmann, Peter Behrens o Leopold Bauer.

Por esa época las mujeres fueron conquistando libertades, incluso para estudiar arquitectura, y no es de extrañar que fuera precisamente una de ellas, la arquitecta vienesa Margarete Schütte-Lihotzky, “la madre de la cocina equipada”. Conocida también como “de Fráncfort”,  por haber sido expuesta por primera vez en esa ciudad alemana, ese modelo pensado para la mujer que trabajaba sigue siendo la base de la mayoría de las cocinas que se venden hoy.

No obstante, las tendencias más actuales buscan, con técnicas electrónicas y una funcionalidad cada vez mayor, convertir nuevamente la cocina en un espacio común, en forma de taller o laboratorio, dice Ottillinger, quien reconoce que la exposición no abarca el tema globalmente, dado lo complicado que sería obtener suficiente material del resto del mundo.

“Nosotros partimos de los objetos de cocina de la Corte, y por esta razón está claro que no podemos contar una historia global”, añadió Ottillinger, quien precisó que la muestra atrae sobre todo a personas interesadas en la historia de la corte de la casa de Austria, así como constructores y diseñadores.