• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

Cocinera palestina ganó el MasterChef de Israel

Los jueces del programa alabaron la trayectoria de Nof Otmana Ismail / HAARETZ

Los jueces del programa alabaron la trayectoria de Nof Otmana Ismail / HAARETZ

Nof Otmana Ismail conquistó al jurado con un plato de salmonetes fritos sobre crema de almendras y migas, al que bautizó Sultán de primavera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nof Otmana Ismail, palestina con ciudadanía israelí, ganó la quinta edición del programa televisivo MasterChef de Israel,  con una combinación de exotismo y vanguardia en la interpretación de la tradicional cocina árabe. Sultán de Primavera es el nombre del plato co el que terminó de conquistar al jurado:  un puñado de salmonetes fritos servidos sobre una fina crema de almendras y migas –que sustituyó en apariencia al tradicional humus oriental de garbanzos–, acompañado por una ensalada verde con hierbas de temporada.

“Apenas escuché mi nombre me eché a llorar; siento una gran alegría y veo cumplido mi sueño, por eso vine al concurso”, dijo la cocineta cuyo nombre, Nof, de origen beduino, significa “el punto más alto de la joroba de un camello”.

Doctora en microbiología y con cuatro títulos de posgrado, esta cocinera aficionada de 33 años y madre de 3 hijos –dos de ellos gemelos– confesó que su siguiente objetivo era crear una escuela de cocina para árabes y judíos. “Quiero encontrar a alguien que me ayude y quiera crear conmigo esta escuela árabe-israelí de cocina”.

El jurado destacó que durante las pruebas de selección y al igual que suelen hacerlo otros participantes en este tipo de concursos de talento Nof arguyó,  sin tapujos,  que “venía a ganar”. Y con los precedentes de sus méritos personales y profesionales, al que se suman el entusiasmo y su maestría en los fogones, nadie pone en duda que consiga sacar adelante la academia de cocina.

Natural de la población árabe-israelí de Baqa al-Gharbiye, pegada a la Línea Verde que colinda con el territorio ocupado de Cisjordania, la ganadora del concurso habla un perfecto hebreo pues asistió a un colegio judío y delata sus orígenes árabes cuando pronuncia los exóticos platos que elaboró para el concurso, que han revolucionado la forma de entender la cocina árabe en Israel.

Nof compitió con el segundo finalista,  Idó, que cocinó un chuletón de vaca acompañado por un panache de verduras, después de descalificar a la tercera en liza, Meseret, etíope que tampoco se lo puso nada fácil.

Los jueces del programa alabaron la trayectoria de Nof y valoraron su creatividad conceptual que pretende modernizar la gastronomía tradicional árabe. Mención aparte merecieron, por ejemplo, sus refinadas dotes de repostera: sus waklawas con formas florales y las galletas de azahar hizo que los más golosos cayeran rendidos a sus pies.

En Israel confluye una variada gama de cocinas como la judía centroeuropea, la sefardí, la marroquí o la etíope, a la que se suma la cocina árabe de la región que busca hacerse un sitio más allá de los tradicionales kebab o falafel. Los cocineros israelíes están en la búsqueda de un lenguaje propio en la alta cocina sin descartar sus raíces, aunque sus métodos culinarios, como el a veces exagerado uso de las manos, las arriesgadas mezclas de productos y sabores, o las presentaciones que rozan lo rústico, puedan parecer poco ortodoxos.