• Caracas (Venezuela)

Comer y Beber

Al instante

La Banda de la leche de tigre repartió sabores de Perú

Los chefs peruanos Héctor Solís, Diego Oka, Gastón Acurio, Virgilio Martínez y Mitsuharu Tsumura / AFP

Los chefs peruanos Héctor Solís, Diego Oka, Gastón Acurio, Virgilio Martínez y Mitsuharu Tsumura / AFP

Los cocineros Gastón Acurio y Virgilio Martínez, acompañados por Mitsuharu Tsumura y Héctor Solís, integran el grupo de chefs que recorren el mundo para enseñar el plato más informal y conocido de Perú: el cebiche con su adobo a base de limón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los afamados chefs peruanos Gastón Acurio y Virgilio Martínez, cerebro del premiado Central en Lima, dejaron en alto la cocina de su país pero  ahora recorren el mundo, junto con otros colegas,  preparando el plato más informal: el cebiche con su leche de tigre

El objetivo de la Banda de la leche de tigre, como se hacen llamar, es ir de ciudad en ciudad por varios continentes compartiendo sus conocimientos en un ambiente relajado con representantes de la industria gastronómica del lugar. El punto focal de la gira, que el martes en la noche hizo escala en Miami, es el cebiche, plato bandera de Perú, de pescado y frutos del mar crudos marinados en el adobo conocido como leche de tigre, tradicionalmente a base de limón.

“Estamos tratando de compartir con la comunidad gastronómica en cada ciudad, en este caso Miami, uno de los platos más amados en Perú y mostrar que allí celebramos la comida”, dijo Acurio, el cocinero que con su medio centenar de restaurantes alrededor del mundo popularizó la comida de su tierra. La iniciativa venía fermentándose desde hacía tiempo en la mente de los chefs, que buscaban divulgar lo más relajado y casual, que es la leche de tigre, señaló Martínez.

En un largo mesón, el grupo de cuatro cocineros, que se completa con Micha

–Mitsuharu Tsumura– del restaurante peruanojaponés Maido, y Héctor Solís,  del más tradicional Fiesta, prepararon la noche del martes y a la vista de todos varios cebiches diferentes.

“En Perú los cocineros no competimos, sino compartimos experiencias, ideas, el desarrollo de la cocina peruana en el mundo, viajamos juntos por muchas ciudades trayendo este mensaje de compartir nuestra cultura”, dijo Acurio a los periodistas en su restaurante La Mar,  en Miami.

En esta gira, en la que ya visitaron Santiago, Bogotá y Chicago, y que los llevará en las próximas semanas a Singapur, París, Londres, Tokio, Sídney y Buenos Aires, la idea es usar productos locales. En Miami, echaron mano de langostas, cangrejos, vieiras y pescados frescos. “Lo que hemos hecho hoy día para esta ciudad que nos recibió con lluvia, fue una leche de tigre caliente. Le pusimos licor, pisco, y muchos mariscos crudos”, describió su plato Héctor Solís. “Tú tienes 90% de ingredientes locales y te vas a uno o dos ingredientes de tu propia localidad, de tu propia cultura, para ponerle ese saborcito de la abuela de tu tierra. En el caso nuestro, son los ajíes”, agregó Acurio, reconocido este mes como el mejor chef 2014 por sus pares de América Latina, en una premiación en la que Central,  de Martínez,  consiguió el lugar de honor entre los restaurantes.

En un primer momento esta generación de chefs luchó y logró llevar sabores peruanos al mundo de la alta cocina, pero ahora se ha dado cuenta de que también hay que divulgar la cocina más casual, dice Martínez. “Esto que estamos haciendo es posicionar la cocina peruana en un ambiente más casual, pero con mucha calidad, con mucha pasión, mucha dedicación y enfoque y con ideas de alta cocina", explica.

Pese a que la gastronomía peruana ya ocupa un lugar privilegiado en el mundo, señalaron que aún hay camino por recorrer. “Tenemos la obligación como cocineros, como peruanos, de seguir moviendo, de seguir llevando nuestra cultura por todo el mundo”, dice Solís. “Somos un país con una biodiversidad y con cocinas milenarias que no se conocen todavía”, coincide Martínez.

En todo caso, el éxito de los platos de estos chefs se percibía fácilmente entre los asistentes, que devoraban los cebiches y no paraban de elogiarlos, Pisco Sour en mano.