• Caracas (Venezuela)

Claudio Nazoa

Al instante

¡La caña es el límite!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estos comunistas fascistas socialistas destructores, no conformes con la ineptitud y la irresponsabilidad de empujar a nuestro país por el barranco del atraso y de la ignominia, literalmente han desaparecido leche, azúcar, café, pollo, cemento, pastillas anticonceptivas, papel tualé, harina de trigo y de maíz, cabillas y vigas, aceite, servilletas, repuestos para automóviles, cauchos, baterías de carro, pilas, carne, medicamentos para todo tipo de enfermedades, pañales, todo tipo de jabones, granos y arroz, entre muchas otras cosas. Ahora, arremeten contra la caña. Qué ironía, quienes hoy atacan al licor actúan con la actitud de un beodo irresponsable.

Yo creo que estos bichos malos que nos gobiernan se reúnen y dicen: ¡A!, esto les gusta. Entonces, ¡vamos a destruirlo!

Luego utilizan todo el poder del Estado para acabar con el objetivo propuesto del día.

En esta ocasión se están metiendo con algo por lo que yo, y muchos venezolanos, lucharemos a brazo partido: ¡la caña! Esto sí es peligroso. Ningún gobierno puede sobrevivir con 20 millones de borrachos arrechos.

En Venezuela, la gente ha aguantado no comer pan, arepas, leche, pasta y pollo. Las mujeres incluso han soportado que les falten las toallas sanitarias, pero… ¿la caña?

Le recomiendo al gobierno que analice su insensatez. No existe gneral venezolano sin whisky. A ellos les pueden quitar cualquier cosa, ¿pero el whisky? No. Ojo: gneral sin whisky es peligroso.

Por mi parte, advierto que desde hoy me uno a la FHARC (Fuerzas de Hombres Arrechos por el Rescate de la Caña). Esta organización fue fundada originalmente por Marianella Salazar con las mismas iniciales FHARC (Fuerzas de Hembras Arrechas por el Rescate de la Caña).

Nuestra primera misión: construir un túnel para rescatar de las garras del Estado a Fray Roa, presidente de la Federación de Licoreros, injustamente preso por decir, a través de CNN, que las licoreras están en crisis y que dejarán a 400.000 personas sin empleo.

Marianella y yo trabajaremos en la clandestinidad y dirigiremos la lucha desde un bar incógnito de la avenida Baralt. Lograremos la libertad de Fray y del oso de la Polar. Para eso, contamos con la caballería de Pampero, con la sapiencia del general Jhonnie Walker, con las sabias estrategias del viejo Old Parr, con las oraciones de los Monjes y con los intimidantes ojos del llanero de Escocia, el más grande de todos los héroes: Chivas Regal.

¡Chivas Vive!

¡Caña o muerte, venceremos!