• Caracas (Venezuela)

Claudio Nazoa

Al instante

Claudio Nazoa

Comunistas malos y fastidiosos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fui miembro de la Juventud Comunista de Venezuela hasta que en una reunión se me increpó porque me gustaban los Beatles.

—Camarada Nazoa. Usted tiene inclinaciones de la decadente cultura occidental, ¿qué prefiere?: ¿la Juventud Comunista o los Beatles?

La respuesta me salió de los ovarios y los testículos; me salió del inútil apéndice y la peligrosa próstata; me salió del corazón y los pulmones; me salió del alma; me salió del cerebro de su lado izquierdo y sobre todo de su lado derecho. Ese día, del cuerpo, se me salió el comunismo

—¡Los Beatles! –dije.

En ese momento brinqué la talanquera hacia la derecha beatelmaníaca.

Los comunistas, cuando llegan al poder, se transforman en verdugos que reprimen, superan y mejoran las maldades que les hicieron cuando no eran gobierno; es que son fastidiosos, en jerga venezolana: ¡son unas verdaderas ladillas con espuelas que pican y puyan!

Los comunistas, además de traer miseria, atraso, corrupción, represión, odio, exclusión, polarización, miedo, censura, expropiación y adoctrinamiento, son cursis y pavosos; si no lo creen, vean los desfiles patrios, que son un apología a la cursilería militar adornada por la estética del realismo socialista del que antes se burlaban algunos respetables intelectuales, hoy metidos a sapos que inexplicable e irresponsablemente apoyan esta mamarrachada que padecemos.

¿Hasta cuándo calarnos la musiquita llorosa y panfletaria con que “animan” eventos culturales?

¿Hasta cuándo calarnos en desfiles militares a tanto pendejo disfrazado de indio mientras los verdaderos indígenas mendigan en semáforos?

¿Hasta cuándo calarnos actores mal disfrazados de Bolívar, diciendo sandeces y faltándole el respeto a un hombre tan serio como Simón?

¿Hasta cuándo ver el horrible y falso retrato de Bolívar comiendo tamarindo?

¿Hasta cuándo, en todas partes, los horribles ojos del padre eterno de la destrucción de Venezuela?

Si solo fueran malos, la cosa sería más fácil; pero malos, destructores y cursis, es demasiado.

¿Por qué los comunistas se hacen los locos cuando se les recuerda que sus héroes asesinaron más gente que Hitler, Mussolini, Pinochet, Videla y Stroessner juntos?

¿Por qué en cancioncitas y obras de teatro llorosas y fastidiosas no recuerdan las víctimas de comunistas asesinos como Stalin, Mao, Pol Pot, Fidel, los esposos Ceausescu, Kim Il-sung y familia, solo por nombrar algunos homicidas, aburridores y destructores de sus pobres y sufridos pueblos?