• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

La sonda Mars Express se acerca más que nunca a la gran luna de Marte

El cráter Becquerel, en Arabia Terra, está a 22º grados de latitud Norte y 352º de longitud Este y se aprecia en este mosaico de fotografías de la superficie de Marte tomadas por la nave Mars Express, en sucesivas órbitas (arcadas en blanco) | Foto: ESA

La sonda Mars Express se acercará hoy más que nunca a Fobos | Foto: ESA

El que hasta ahora era el encuentro más cercano entre Mars Express y Fobos tuvo lugar en marzo de 2010, cuando la sonda se acercó a 67 kilómetros del satélite

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sonda Mars Express, una misión de exploración de Marte de la Agencia Espacial Europea (ESA), se acercará hoy más que nunca a Fobos, la mayor luna del Planeta Rojo, en el décimo aniversario de su lanzamiento.

Ese aparato, equipado con una Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC), pasó a tan solo 45 kilómetros de Fobos, a una velocidad tan elevada que no podrá tomar fotografías del satélite, informó la ESA.

Pero sí capturará imágenes antes y después de acercarse a ese cuerpo orbital y recolectará "los datos más precisos hasta la fecha del campo gravitatorio de esta luna".

El que hasta ahora era el encuentro más cercano entre Mars Express y Fobos tuvo lugar en marzo de 2010, cuando la sonda se acercó a 67 kilómetros del satélite.

Los científicos dedujeron entonces que entre un cuarto y un tercio de Fobos están vacíos y que esa luna podría ser básicamente una "pila de escombros con grandes espacios entre las rocas que componen su interior", según la ESA.

Los científicos creen que Fobos, y su hermana pequeña Deimos, podrían bien ser asteroides capturados por Marte o bien haberse formado a partir de escombros desprendidos tras fuertes explosiones en ese planeta.

La sonda Mars Express, lanzada en julio de 2003, ha aportado valiosa información sobre el Planeta Rojo.

Por ejemplo, ese ingenio tecnológico ha descubierto que Marte tuvo agua bajo su superficie durante los primeros millones de años de su existencia, que se calcula en 4.000 millones de años.

Para los investigadores, se trata de un esperanzador indicio de la posibilidad de que Marte haya albergado vida.