• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Las aves siempre regresan al Parque Henri Pittier

Parque Henri Pittier / Archivo

Parque Henri Pittier / Archivo

Voluntarios se reúnen cada año en Portachuelo para estudiar el paso de especies procedentes de varios países

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Paso Portachuelo, en el Parque Nacional Henri Pittier, es una alcabala de tránsito para cientos de aves. Cada año, en varias temporadas, acuden especies migratorias para invernar en el sitio.

La rutina ha permitido a un grupo de investigadores de la sociedad conservacionista Audubon de Venezuela y la Fundación Phelps desarrollar un programa desde 1990 para estudiar el comportamiento de la avifauna.

Miguel Lentino, coordinador científico del proyecto de Monitoreo de Aves Migratorias y Residentes en Paso Portachuelo, indica que se reúnen en el lugar con un grupo de voluntarios –especialmente estudiantes universitarios de ciencias asociadas con la biodiversidad– durante varias semanas para capturar, anillar y evaluar las especies.

“Comencé este proyecto junto a Carola Portas y Mary Lou Goodwin, en 1989, pero fue un año después cuando pudimos emprenderlo. Desde la década de los cuarenta se sabía que Portachuelo era un sitio referencial de migración de especies y decidimos aprovecharlo para empezar a estudiar los cambios en la biodiversidad”, recordó.

La continuidad del programa ha sido permanente. Eliana Blanco, coordinadora del plan en Audubon, informa que se reúnen grupos de cinco personas después del segundo semestre del año en las cercanías de la Estación Biológica Alberto Fernández Yépez, en Portachuelo, para aguardar por las oleadas de aves: “Es un trabajo de hormiguita. Se hacen rotaciones de los grupos. Todos tienen como misión colocar mallas especiales (llamadas neblinas), esperar que caigan las aves, para luego identificarlas con anillados. Algunas ya están anilladas y proceden de otros países. Después son liberadas para que sigan su vuelo”.    

Desde el comienzo del proyecto han capturado 47.800 aves, las cuales se han anillado para monitorearlas. También han registrado alrededor de 14.600 colibríes, a los que no se colocan anillos debido a sus pequeñas dimensiones.

Por el parque nacional pueden pasar cerca de 327 especies en cada oleada migratoria. “Hay aves procedentes de Nueva York, en Estados Unidos, y de otras partes del mundo. Es interesante porque algunas tienen el anillado que permite identificarlas. Esto nos ha permitido efectuar 80.000 registros, indispensables para estudios y otros proyectos”, explica Lentino.

El destino de las aves migratorias no se limita al Henri Pittier, también escogen otros sitios del país, como Maracay, en Aragua; Valencia, en Carabobo; Paraguaná, en Coro; y Caruao, en Vargas. Las especies, generalmente, surcan el cielo en grupo, lo cual puede convertirse en un espectáculo para quienes las observan.

El ascenso

Las aves se han mudado. La conclusión de los más recientes controles es que el cambio de temperatura ha obligado a algunas especies a modificar su hábitat. “Las llamadas aves sube-troncos, por ejemplo, antes se encontraban a 400 o 500 metros de altitud, pero ahora se ven a 1.000. También preocupa que otras ya no se observan cuando eran comunes en el parque, entre ellas están los querrequerre y las gallinas de monte”, dijo Lentino.

De acuerdo con los últimos estudios, hechos luego de los monitoreos, las especies han disminuido en abundancia en Paso Portachuelo. “Pasamos de contar 500 individuos en 1994 de reinita rayada (Setophagastiata) a 2 o 3 en 2012, mientras otras mantienen su población como la reinita de charcos (Parkesianoveboracensis). Eso nos indica que han sido afectadas por varios factores que falta determinar”.
 
Presupuesto
 
Entre el 23 de septiembre y el 13 de octubre comenzará la temporada de este año del proyecto de aves migratorias. Eliana Blanco, coordinadora del programa de Audubon, indicó que la falta de financiamiento ha obligado a reducir el tiempo de monitoreo: “Desde 2008 afrontamos una disminución en el presupuesto y falta de colaboración, lo que nos hace luchar cada día para mantener el programa”.

Quienes deseen apoyar el proyecto pueden contactar a la sociedad a través de la dirección de correo electrónico: audoboninfo@audubonvenezuela.org.