• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

El robot está listo, ¿cuándo excavamos el fondo del mar?

El primer robot del mundo para buscar minerales en el fondo marino está ocioso en una fábrica británica | Reuters

El primer robot del mundo para buscar minerales en el fondo marino está ocioso en una fábrica británica | Reuters

Más allá de Papúa Nueva Guinea, en aguas internacionales, deben determinarse la regulación y los derechos para buscar minerales en el fondo del mar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer robot del mundo para buscar minerales en el fondo marino está ocioso en una fábrica británica, esperando para buscar cobre de alta ley y oro en el fondo del mar de Papúa Nueva Guinea cuando se resuelva una disputa sobre las condiciones.

Más allá de Papúa Nueva Guinea, en aguas internacionales, deben determinarse la regulación y los derechos para buscar minerales en el fondo del mar. El mundo espera la decisión de una agencia de Naciones Unidas con sede en Jamaica.

"Si podemos preservar el medio ambiente, tenemos un horizonte nuevo por delante. El área marina más allá de la jurisdicción nacional es el 50 por ciento del océano", dijo Nii Odunton, el secretario general de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos de la ONU (ISA, por sus siglas en inglés).

"Creo que la calidad es buena, la abundancia es adecuada y creo que se hará dinero", dijo Odunton desde las oficinas de la ISA en Kingston.

Los avances en alta tecnología, la disminución de los minerales fáciles de encontrar en la costa y los precios históricamente altos han estimulado la idea de la minería en el agua, donde los minerales pueden tener quince veces la calidad de los depósitos que hay en tierra.

En Newcastle, la "bestia", como su ingeniero Keith Franklin llama a su máquina, con la apariencia de un tanque sumergible con cuchillas de cuatro metros, está a la espera.

Construido por Soil Machine Dynamics (SMD), colocará a la compañía canadiense cotizada Nautilus Minerals camino de convertirse en la primera empresa en comercializar la minería en aguas profundas.

La principal fuente de recursos de Nautilus, el Solwara 1, es un depósito enorme de sulfuro en el suelo del mar a 1.500 metros de profundidad que forma respiraderos hidrotérmicos donde fluidos ricos en minerales salen a chorro desde grietas en la corteza oceánica.

Equipado con cámaras y sensores sónar en 3D, el robot será conducido por dos pilotos desde una sala de control en un barco en la superficie, unido mediante un cable gigante de alimentación.

"Las cámaras no son suficientes ellas solas porque la máquina estará trabajando en los respiraderos donde sale hollín negro de la corteza oceánica y a veces será casi imposible ver nada", dijo Stef Kapusniak, director de desarrollo comercial de la minería en SMD. "El sónar en 3D permitirá construir imágenes y devolverlas a la sala de control".

La máquina entonces hace pedazos el suelo del mar y absorbe las rocas a través de una tubería para depositarlas en montículos. "Como glasear una tarta", dijo Kapusniak. Otra máquina, aún por construir, ayudará a succionar el mineral hasta la superficie.

Nautilus espera producir 80.000-100.000 toneladas de cobre y 100.000-200.000 onzas de oro, lo que equivale a una mina modesta en tierra. Debería estar produciendo ya, pero los desacuerdos con el Gobierno de Papúa Nueva Guinea sobre los términos financieros lo han retrasado.