• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Los riesgos de la pirotecnia y cómo prevenirlos

El 31 de diciembre el cielo de Caracas se llena de luz | Foto: 1.bp

El 31 de diciembre el cielo de Caracas se llena de luz | Foto: 1.bp

Los compuestos químicos que contienen los fuegos artificiales, además de impactar el ambiente, pueden lesionar severamente a personas y animales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los fuegos artificiales, tan comúnmente utilizados como expresión de celebraciín en Navidad y el Año Nuevo, no están exentos de causar impacto ambiental, pues la mayoría poseen compuestos químicos que repercuten en la estabilidad y también pueden causar daños en humanos y animales.


Y es que estos artefactos que iluminan de luz y color los cielos son más que pólvora. Para lograr los efectos y colores se requieren mezclas con múltiples compuestos químicos, entre ellos bario para los tonos verdes, sodio para los dorados, estroncio para los rojos, aluminio para chispas plateadas y blancas, entre otros, que han sido considerados como cancerígenos.


Un ingrediente en particular llama la atención de los científicos, el perclorato de potasio o amonio.  hace unos años en la revista científica "Environmental Science & Technology" documentaba el aumento de concentraciones de perclorato en lagos de Estados Unidos cercanos a espectáculos pirotécnicos desde 2004 a 2006. Los investigadores encontraron aumentos de entre 24 y 1.028 veces la concentración media de estos compuestos en el agua a lo largo de las 14 horas siguientes a los fuegos artificiales, registrándose las mayores cantidades en la celebración del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos.


La Alianza para la Defensa de los Derechos Humanos, la Ecología y el Medio Ambiente (Asoprodem) indica en su pagina web que estas sustancias cancerígenas se alojan en el suelo y en el agua y advierten además que el empleo doméstico de los fuegos artificiales es peligroso.


“Al tratarse de explosiones, puede provocar accidentes como quemaduras de alto grado (…) Los fuegos artificiales y los explosivos, por inofensivos,  que parezcan contienen pólvora, aunque en pequeñas cantidades,  pero su estallido puede ocasionar lesiones auditivas, quemaduras, heridas abiertas y amputaciones de las extremidades superiores, además de provocar incendios y casos de intoxicación especialmente en niños, asociados a la ingesta o la aspiración de la pólvora”, explican en su página web http://www.asoprodem.org.ve


También, indican que las mascotas suelen sufrir con más intensidad reacciones de estrés al estadillo de la pirotécnica. “Algunos animales tienen el oído mucho más desarrollado que los humanos, podría incluso alterar sus ciclos de reproducción”.
 
Los fuegos artificiales son también una de las principales causas de incendios forestales, porque basta con que una mecha encendida entre en contacto con la vegetación para provocar un desastre ambiental de gran magnitud y hasta consecuencias irreversibles para la biodiversidad.

Otro efecto indeseable de los cohetes y otros artificios se puede manifestar en los oídos. El ingeniero eléctrico argentino Federico Miyara, de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad de Rosario,  indica en un documento web estas explosiones superan los 160 decibeles, y que una conversación normal se desarrola en alrededor 60 decibeles. La diferencia de 100 decibeles, según compara, corresponde a una energía diez mil millones de veces mayor que una conversación normal. "Niveles tan altos inevitablemente dejan sus huellas en el oído humano, en la forma de lesiones inmediatas e irreversibles de las células responsables de percibir los sonidos más agudos", explica en el documento que se puede leer aquí donde además señala que unos pocos cohetes no causarán ese daño, pero que este si es acumulativo.

Una consecuencia adicional para los oídos suelen ser los  acúfenos o tinnitus, es dec, ir zumbidos o silbidos que se perciben dentro del oído aun en ausencia de sonidos externos, y que por contraste son más notorios en ambientes silenciosos o por la noche, cuando el ruido de la ciudad se aplaca. Este efecto suele aparecer casi inmediatamente después de la detonación, y si bien luego disminuye su intensidad, a menudo no desaparece totalmente.



Prevención para evitar accidentes

Desde este espacio web se insta a utilizar con precaución estos artefactos y a pensar en las consecuencias ambientales y los riesgos personales antes de usarlos. También, se recomienda que los pequeños no manejen este tipo de artefactos y que los adultos sean extremadamente cuidadosos al momento de hacerlo: utilizar protección ocular y ropa no inflamable es una opción.

Se debe tener también en cuenta sólo adquirir la pirotécnica autorizada en el país, por el gobierno y las distintas direcciones regionales.
Los juegos pirotécnicos deben mantenerse en lugares aireados, alejados de cualquier material combustible. Al ser arrojados, debe ser espacios abiertos, al aire libre, lejos de edificios o casas.
La pirotecnia tampoco debe ser colocada en los bolsillos, ni cercana a fuentes de calor. Si un artefacto no explota, no debe forzarse el estallido y jamás tocarse. Debe apagarse con abudante agua y mantenerse alejado.