• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Más polvo que gas en las galaxias con explosiones de rayos gamma

En los últimos años, los científicos han intentado comprender cómo se forma un GRB estudiando sus galaxias anfitrionas y, por primera vez, un equipo de astrónomos de Japón utilizó el ALMA para detectar la emisión de radio procedente del gas molecular en dos de ellas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) han establecido por primera vez las proporciones de gas molecular y polvo que se encuentran en una galaxia que alberga estallidos de rayos gamma, las explosiones más grandes del universo, y han descubierto mucho menos gas del esperado.

En el estudio, que publica mañana la revista "Nature", los investigadores comprobaron que esa proporción hace que algunos estallidos de rayos gamma (GRB por sus siglas en inglés, Gamma-Ray Bursts) aparezcan como "oscuros", según las observaciones hechas con el telescopio ALMA, situado en el desierto de Atacama (Chile).

En los últimos años, los científicos han intentado comprender cómo se forma un GRB estudiando sus galaxias anfitrionas y, por primera vez, un equipo de astrónomos de Japón utilizó el ALMA para detectar la emisión de radio procedente del gas molecular en dos de ellas: la 020819B y la GRB 051022, a unos 4.300 y 6.900 millones de años luz, respectivamente.

Los estallidos de rayos gamma son intensas explosiones de altísima energía observadas en galaxias distantes y se consideran el fenómeno explosivo más brillante del universo.

La propia explosión suele estar seguida de una emisión que va apagándose poco a poco, conocida como reminiscencia, que se cree que tiene su origen en las colisiones entre el material expulsado y el gas circundante.

Sin embargo, algunos estallidos de rayos gamma parecen no tener ninguna reminiscencia, los denominados estallidos "oscuros", y se cree que puede ser porque las nubes de polvo absorben la radiación de la reminiscencia.

En un comunicado, Kotaro Kohno, profesor de la Universidad de Tokio y miembro del equipo de investigación, mostró su sorpresa ante el descubrimiento.

"No esperábamos que los GRB pudieran tener lugar en un ambiente tan polvoriento, con una proporción tan baja de gas molecular con respecto al polvo, lo que indica que el GRB se produjo en un ambiente muy diferente al de una típica región de formación estelar", explicó.

Esto sugiere que las estrellas masivas que murieron como GRB cambiaron el ambiente en la región de formación estelar antes de explotar.

El equipo de investigación cree que una posible explicación para la alta proporción de polvo, en comparación con el gas molecular en el lugar donde tienen lugar los GRB, es la diferencia en sus reacciones a la radiación ultravioleta.