• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Los panda gigantes tienen debilidad por el azúcar

La osa panda Lin Ping camina por su refugio en Tailandia / AFP

Panda / AFP

Los investigadores, notando que el bambú, como la hierba, contiene muy poco azúcar, se preguntaron si los panda, al igual que los gatos -sus primos lejanos-, no habían perdido el gusto por el azúcar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque sus hábitos alimentarios incluyen sólamente el bambú, los panda gigantes tienen debilidad por el azúcar, según unos estudios genéticos y comportamentales realizados sobre esta especie amenazada de extinción.

Los investigadores, notando que el bambú, como la hierba, contiene muy poco azúcar, se preguntaron si los panda, al igual que los gatos -sus primos lejanos-, no habían perdido el gusto por el azúcar.

Para sus estudios, cuyos resultados fueron publicados en internet el miércoles, en la revista estadounidense PLOS ONE, los científicos hicieron pruebas con ocho pandas de tres a 22 años de edad en el Centro Shaanxi de China, durante seis meses.

Los investigadores presentaron a los panda boles con agua y otros con una solución de agua con seis azúcares naturales: fructuosa, galactosa, glucosa, lactosa, maltosa y sacarosa. Todos los panda prefirieron las soluciones azucaradas en lugar del agua pura, particularmente con fructuosa y sacarosa, bebiendo ávidamente el litro que contenían los boles.

"Los panda adoran el azúcar", comentó Danielle Reed, una genetista del comportamiento en el Monell Chemical Senses Center de Filadelfia, principal autora del trabajo.

Los datos del ADN de los panda confirmaron, por otra parte, que estos animales poseen receptores funcionales para sabores azucarados, que les permiten detectar y reaccionar a los azúcares.

Otros exámenes probaron, por el contrario, que los panda son insensibles a cinco edulcorantes artificiales.

"Estos resultados podrían tener importantes implicaciones para la preservación de esta especie en peligro de extinción por la destrucción continua de su hábitat natural", estimó Peihua Jiang, biólogo molecular del centro Monell.