• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

La ola de frío enciende el debate sobre el calentamiento global

¿Por qué se congela América del  Norte / Infografía AFP El Nacional

¿Por qué se congela América del Norte / Infografía AFP El Nacional

Las bajas temperaturas que han azotado Estados Unidos obedecen a un inexplicable cambio en el llamado vórtice polar 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A finales del año pasado y a comienzos de 2014 el clima llegó a extremos en varias partes del planeta. Australia, específicamente en Moomba, Queensland, fue afectada por una ola de calor entre el 27 de diciembre de 2013 y el 4 de enero de 2014, cuando se registró una temperatura récord de 49,3°C.

En Argentina también se registró una ola de calor entre el 19 y el 26 de diciembre pasado. En casi todo ese territorio la temperatura aumentó en relación con el año anterior hasta 15°C, y llegó a 45°C en el centro del país.

En el noreste y centrooccidente de Estados Unidos, entre el 1° y el 7 de enero, una ola de frío polar llevó las temperaturas a -45°C y -50°C en Minnesota y Dakota del Norte, respectivamente. El clima incidió en la cancelación y demora de miles de vuelos, así como en la restricción del servicio ferroviario; además, escuelas, empresas y comercios permanecieron cerrados. La situación originó un intenso debate sobre si ese fenómeno confirmaba o negaba el calentamiento global.


Vórtice polar culpable

Los expertos atribuyen el frío extremo en Estados Unidos a modificaciones en el vórtice polar, un sistema atmosférico de baja presión y gran altitud que ocurre en invierno sobre el Ártico. Está constituido por aire en extremo frío (ver gráfico) que normalmente está contenido y delimitado por un chorro o río de aire que circula de este a oeste.

La explicación que ofrecen los meteorólogos oficiales es que, por alguna razón que aún no está clara, el vórtice polar se debilitó, lo cual permitió que grandes masas de aire frío bajaran desde Canadá hasta abarcar la mayor parte de Estados Unidos

De acuerdo con información publicada en www.climate.gov de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense (NOAA), en años recientes científicos han detectado que el chorro de aire que delimita el vórtice polar ha adquirido una forma más ondulada que la ovalada que normalmente tiene, lo que ha ocasionado episodios de frío en latitudes medias y temperaturas más moderadas en el Ártico.

La NOAA destaca que no está claro si eso se debe a un evento aleatorio o si está relacionado con un cambio climático significativo en el Ártico, donde se ha venido produciendo un patrón de calentamiento, con una disminución considerable de la capa de hielo y nieve.


Contradicciones y deficiencias

Posiblemente la declaración de la NOAA les dio argumentos a los defensores del calentamiento global, que señalaron que el debilitamiento del vórtice polar se debía al aumento de la temperatura en el planeta. Jennifer Francis, una climatóloga de la Universidad de Rutgers, publicó un trabajo en 2012 apoyando esa posición.

Sin embargo, existen evidencias que la contradicen. Una es la contenida en un estudio publicado en 2013 por Elizabeth Barnes, del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, titulado Revisión de la evidencia que relaciona la amplificación ártica con el clima extremo en latitudes medias. En ese trabajo se destaca que hubo deficiencias metodológicas en las investigaciones de Francis sobre el incremento de las ondulaciones en el vórtice polar.

Cliff Mass, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Washington en Seattle, destacó en su blog -cliffmass.blogspot.com- que incluso el Panel Intergubernamental de Cambio Climático -que defiende la tesis del calentamiento global- ha señalado que: “Es muy posible que se produzca una disminución de la frecuencia de episodios de aire frío (periodos de frío extremo que se prolongan de varios días a una semana) en la mayor parte del hemisferio norte en invierno”.

De hecho, si se elaboran gráficos de los porcentajes de las temperaturas bajas extremas en Estados Unidos que se encuentran registrados en el Centro Nacional de Datos Climáticos, lo que se puede ver es que están disminuyendo.

El meteorólogo estadounidense, Jeffrey Masters, en su blog www.wunderground.com  coincide con esa apreciación. Citando las observaciones de Christopher Burt, historiador del clima, escribió: “Antes de 1996, las olas de frío de esta intensidad ocurrían más o menos cada 5 a 10 años. En el siglo XIX, ocurrían cada 1 o 2 años (desde 1835)”.

La otra posición es la de los detractores del calentamiento global (ver recuadro), que señalan que esta ola de frío demuestra que el fenómeno no existe y tampoco tiene sustento. Según la NOAA, incluso a medida que la temperatura promedio de la Tierra aumenta se esperan patrones naturales de variabilidad climática.

“Ha habido muchos casos de oscilaciones naturales del clima que han influenciado el invierno norteamericano en años recientes. El inusual frío del invierno de 2009-2010 es una prueba de que tormentas de nieve récords pueden coexistir con el calentamiento global, así como sucedió con el frío invierno del este de los Estados Unidos en 2011”.

Lejos de los extremos, Paul Newman, científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, zanja en debate en una nota publicada en earthobservatory.nasa.gov: “Es tentador relacionar eventos aislados de estados del tiempo como este (ola de frío) con una discusión más amplia sobre el cambio climático, y ciertamente existen interesantes teorías, pero la ciencia no está lo suficientemente madura para hacer conexiones significativas en estos momentos”. 


Calor que enfría

Ante la ola de frío en Estados Unidos, el empresario Donald Trump aprovechó el debate para twitear: “Este muy costoso calentamiento global tiene que parar. Nuestro  planeta se está congelando, récord de temperaturas bajas y nuestros científicos de CG están atracados en hielo”.

Rush Hudson Limbaugh, locutor de radio y comentarista político conservador, en su programa dijo que era un engaño que el calentamiento global estuviera causando la ola de frío, y que los medios de comunicación habían inventado el término “vórtice polar” para explicarlo.

El senador republicano, James Inhofe calificó el cambio climático como una idea "casi ridícula". Mientras, el legislador republicano John Fleming escribió en su cuenta de Twitter: "El calentamiento global no es tan cálido estos días".