• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

El exoesqueleto: autogol de la neurociencia

El proyecto Walk Again de exoesqueleto promete que las personas parapléjicas caminen

El proyecto Walk Again de exoesqueleto promete que las personas parapléjicas caminen

La patada que dio el joven tetrapléjico Juliano Pinto en el estadio de Corinthians fue tímida. No logró levantarse ni caminar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muy esperada patada inaugural que daría un joven tetrapléjico el jueves pasado en el inicio del Mundial de Fútbol 2014 no impactó. Juliano Pinto, de 29 años de edad, quien no mueve el tronco ni las piernas, se paró frente al estadio Corinthians, en Sao Paulo, y ante la fanaticada pateó tímidamente un balón. La escena duró menos de 15 segundos y pasó inadvertida en gran parte del estadio.

Pinto llevaba sobre su cuerpo un exoesqueleto, que no es otra cosa que un traje con sensores informáticos que identifican los movimientos que piensa quien lo usa a través de un electroencefelograma (EEG); pesa 70 kilogramos y mide 1,80 metros. El modelo, que emula el sistema nervioso central, fue diseñado por el neurocientífico Miguel Nicolelis, nacido en Brasil y profesor de la Universidad de Duke, en Estados Unidos.

Aunque las expectativas sobre lo que pudiera significar este avance eran altas, para muchos científicos los estudios de Nicolelis carecían de novedad (el año pasado el proyecto Mindwalker con una tecnología similar había logrado levantar a un joven parapléjico) y era más espectáculo que ciencia, pues los estudios que dan base al exoesqueleto no han sido publicados.

Ante esas críticas, Nicolelis dio esta respuesta en febrero de 2012: “Lo creamos o no en Brasil la gente está hablando de neurociencia cuando hablan del Mundial. Ese es un logro suficiente, que haya jóvenes que se pongan a hablar de ciencia en vez de fútbol”.


¿Éxito o fracaso? Nicolelis había dicho sobre el exoesqueleto, llamado Brasil Santos Dumont en honor a un pionero de la ingeniería de ese país: “Es como si adquirieses un cuerpo nuevo, como si estuvieses aprendiendo a andar otra vez, literalmente”.

La muestra del jueves no permite discernir si realmente era Pinto quien dominaba al exoesqueleto o viceversa, habrá que esperar a que el equipo de Walk Again, como se llama el proyecto liderado por Nicolelis y en el que trabajan 156 investigadores, presente los resultados de su investigación. Lo que sí está claro es que el joven Pinto no logró ni levantarse ni caminar para dar la patada, sino que fue colocado por el equipo de científicos frente a la pelota.

Otra de las críticas que ha recibido Walk Again en Brasil es la inversión. El gobierno inyectó en el proyecto 30 millones de reales (equivalentes a 10 millones de euros), lo que equivale a una financiación hasta 10 veces mayor de las que reciben los centros de investigación pública del país.

Sin embargo, la respuesta de Nicolelis sobre los resultados de ayer fue positiva. “Lo logramos!”, dijo a través de su Twitter luego de que el voluntario chutó.


LasCifras

70 kg: Pesa el armazón del exoesqueleto

1, 80 m: Mide el traje con neurocensores

20-40: En años es la edad de los voluntarios del proyecto

EEG: Es la tecnología con la que transmite la señal el cerebro al cuerpo