• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

100.000 buses deben ser sustituidos

Gran parte de las camionetas está en pésimo estado / Omar Véliz

Gran parte de las camionetas está en pésimo estado / Omar Véliz

La Embajada de Alemania y la Universidad Lisandro Alvarado presentarán el proyecto en Fontur, Pdvsa y el Ministerio de Transporte Terrestre. La idea es disminuir la emisión de dióxido de carbono del transporte público 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentarse en una unidad de transporte colectivo confortable, segura y amigable con el medio ambiente pareciera ser más cuesta arriba en ciudades tan comprometidas con el parque automotor como Caracas, Barquisimeto o Valencia, donde el estrés de llegar a tiempo por las interminables colas, el traslado en condiciones inseguras y el factor contaminante de los vehículos marcan la pauta.

Superar este problema fue tema de discusión esta semana en la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado, en el estado Lara, en un foro abierto en el que participaron alumnos, autoridades académicas y diplomáticos de la Embajada de Alemania en Venezuela, que propusieron aplicar un modelo de sustitución de la flota vieja o en mal estado por  autobuses nuevos integrados en un sistema eficiente que motive a un conductor regular de su carro particular a convertirse en un ciudadano de a pie. ¿Cómo hacerlo? Fue la puesta en común en el foro Eficiencia Energética en el Transporte Terrestre.

Se trata de entregar un autobús viejo o en mal estado como parte de pago por una unidad nueva. No es más que “achatarrar el vehículo viejo”, dijo el profesor Rafael Javier Rodríguez de la casa de estudios, basado en indicadores obtenidos por la embajada. “46% de las unidades tiene más de 11 años y 27,5% más de 15 años. Por eso, es importante contextualizar: mientras que en Europa la tendencia es a que las personas dejen su auto particular para sumarse al transporte colectivo, en Venezuela las calles están llenas de carros de uso propio”.  El docente prevé un impacto positivo con este paquete de incentivos. “El hecho de que haya menos consumo de gasolina incide en que realmente el dinero que se utiliza para el combustible se pueda emplear para otros fines como educación o salud, además de menos emisiones de dióxido de carbono”.

Se aminorarían también algunas alternativas poco seguras al problema del tráfico como el mototaxismo, ante la reducción del tiempo de espera en la cola o en las paradas de taxis o autobuses. Agregó que Pdvsa sería una de las instituciones más interesadas en que se cristalice el proyecto “porque se estaría ahorrando 30.000 dólares al año por unidad”.

“Sin el apoyo del Estado venezolano no se podría desarrollar porque necesitamos apoyo con el asunto de las divisas. Sin embargo, si no está en sus planes respaldar la iniciativa ahora, se espera el año próximo, o a largo plazo, por tratarse de un modelo comprobado que funcionó en Alemania. De un parque automotor de 40 millones se renovaron 2 millones de vehículos privados. En Venezuela queremos que se aplique de igual manera con la flota de 100.000 unidades que hay actualmente. Si se liberan los recursos y se dan todas las condiciones, la renovación de flota podría ocurrir en un año o año y medio”, dijo Moritz Jacobshagen, primer secretario de la embajada germana.

Erick Zuleta, presidente de la Federación Nacional de Transporte, anunció que presentarán la propuesta en el Fondo Nacional de Transporte Urbano en una próxima reunión. La Embajada de Alemania contempla hacer lo propio en el Ministerio de Transporte Terrestre.

Perspectivas

Estadísticas de la Agencia Internacional de Energía indican que Venezuela se encuentra entre los primeros cuatro países de América Latina y el Caribe que emiten más volúmenes de dióxido de carbono, con una tasa que supera 140 millones de toneladas anuales del principal gas causante del efecto invernadero. Si se concreta el programa de sustitución de flota por unidades más amigables con el ambiente, esperan que la proporción disminuya de manera progresiva.