• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Dos astronautas partirán este sábado a una misión de un año en el espacio

Estación Espacial Internacional

Estación Espacial Internacional

El estadounidense Scott Kelly y el ruso Mijail Kornienko estarán en la Estación Espacial Internacional para ver los efectos de misiones prolongadas en el cuerpo y la mente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El astronauta Scott Kelly, que pasará un año en la Estación Espacial Internacional, dijo que algo de lo que no podrá prescindir es un buen cinturón con herramientas. El cosmonauta ruso Mijaíl Kornienko afirmó que no podrá prescindir de sus vitaminas. Después de dos años de entrenamiento, ambos partirán el sábado en un cohete Soyuz desde Kazajistán hacia la base orbital, donde su misión durará un año. Tanto la NASA como la Agencia Espacial Rusa necesitan saber cómo se adapta el cuerpo a un año de ingravidez antes de realizar misiones aún más prolongadas a Marte.

Se prevén nuevas misiones de un año, con un total de 12 sujetos.

"Sabemos qué sucede en seis meses, pero no sabemos casi nada sobre lo que sucede entre seis y 12 meses en el espacio", dijo la científica de la NASA Julie Robinson.

Los trastornos más frecuentes que provoca el espacio son el debilitamiento óseo y muscular, el deterioro visual y del sistema inmunitario. A esto se suman los problemas psicológicos.

El cosmonauta ruso Gennady Padalka, un viajero frecuente que acompañará a Kelly y Kornienko, pronostica que las consecuencias más graves para la tripulación de un año no serán físicas sino psicológicas.

"Estar lejos de la Tierra, un poco apretados, con poca gente con la cual interactuar", dijo Padalka, quien regresará a Tierra en septiembre, habiendo completado en sucesivos viajes un total de 900 días en el espacio, el récord absoluto.

Con todo, Kelly y Kornienko no se preocupan tanto por ellos mismos como por sus familias. "Si algo sucede... no vuelves, pase lo que pase. No vuelves", dijo Kelly semanas atrás en una entrevista con AP.

Kelly deja en Tierra a dos hijas, de 20 y 11 años de edad; su novia, empleada de la NASA; su padre viudo; su hermano gemelo Mark, astronauta jubilado; y su cuñada Gabrielle Giffords, una ex legisladora que sobrevivió a un intento de asesinato en 2011, cuando él estaba en la estación espacial.

Kornienko, un ex paracaidista de 54 años de edad, se preocupa por su esposa, que estará sola en su casa en las afueras de Moscú. Su hija de 32 años acaba de ser madre, hace menos de un año.