• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

En 10 años destruyeron 240.000 km2 del Amazonas

Proveerá más de 127.000 imágenes anuales del reservorio natural

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un análisis de deforestación elaborado por la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada revela que entre los años 2000 y 2010 se destruyeron 240.000 km2 de la Amazonia, la selva tropical más grande del mundo cuya extensión aproximada es de 7,8 millones de km2.

En la presentación del análisis, que fue publicado recientemente en forma de atlas, miembros de la red advirtieron que si ninguno de los nueve países suramericanos que comparten el reservorio natural se aboca a diseñar e implementar políticas que garanticen la conservación de la selva, por lo menos la mitad habrá desaparecido para 2050.

"La Amazonia hoy está viviendo un proceso que se puede definir en tres palabras: degradación, fragmentación y supresión del paisaje amazónico por nuevas formas de ocupación económica en los últimos 50 años", dijo en la presentación del análisis, Beto Ricardo, coordinador del Programa Río Negro.

El atlas, que lleva por nombre Amazonía Bajo Presión, señala que las actividades petroleras, la tala indiscriminada de árboles, la extracción de minerales, los incendios forestales y la construcción de centrales hidroeléctricas y carreteras, son algunas de las actividades que han contribuido al acelerado y progresivo deterioro del pulmón vegetal.

Los expertos de la red aseguraron que la minería ilegal, la extracción maderera y las actividades agropecuarias son también responsables del enorme daño que en la última década ha sufrido el reservorio.

Escasez de cifras. Alrededor de 453.915 km2 de la selva amazónica se encuentran en territorio venezolano; sin embargo, la información respecto a la condición actual de esa porción de bosque húmedo es escasa.

"Hace falta la actualización de la información referente a las carreteras que se encuentran en nuestro territorio amazónico, así como también actualizar los datos que tienen que ver con la explotación minera en esa región, entre otros", dijo Tina Oliveira, bióloga venezolana que participó en el análisis.

Aunque hay presiones y amenazas importantes en la Amazonia venezolana, Oliveira cree que la deforestación no ha sido tan crítica como en Brasil y Ecuador, porque las leyes nacionales protegen gran parte de ese territorio.

La especialista considera que la mayor amenaza la representa la minería ilegal porque no tiene controles estrictos. Es optimista y cree que si los gobiernos de los países que comparten la Amazonia se ponen de acuerdo para diseñar estrategias que permitan el desarrollo económico y no comprometan el medio ambiente, es posible evitar el colapso del ecosistema.