• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

2013, el año en el que se descubrió la cosa más grande del Universo

Composición del objeto más grande descubierto en el Universo / Internet

Composición del objeto más grande descubierto en el Universo / Internet

Con una extensión que supera los 4.000 millones años de luz, el Gran Grupo Quasar se dejó ver para desafiar las leyes de la Cosmología

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nunca es tanto, ni tan grande. La ciencia en su revisión de conocimiento siempre puede sorprender, pero a principios de 2013 lo hizo a gran escala. Con  los datos del Sloan Digital Sky Survey, un telescopio específico de ángulo amplio que forma parte de un ambicioso proyecyo mundial de inspección del espacio, un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Central Lancashire (UCLan) encontró la cosa más grande que hay en el Universo: quásares o jóvenes galaxias activas con extensiones que superan los 4000 millones de años luz de diámetro.

"Este descubrimiento fue en gran medida una sorpresa, ya que rompe el récord cosmológico como la estructura más grande del universo conocido", dijo el líder del estudio, Roger Clowes, astrónomo de la Universidad de Central Lancashire, en Inglaterra, según reseñó National Geographic.


Esta fue una de las noticias científicas de 2013 que le dio la vuelta al mundo desde principios del año, no sólo por la trascendencia y el interés que despiertan los grandes tamaños sino también  porque desafió al principio de la Cosmología de que cuando el Universo  se ve en una escala lo suficientemente grande, se ve igual sin importar desde donde se está observando.


Al ponerse en perspectiva con nuestra galaxia, la Vía Láctea, esta cuenta con tan sólo 100.000 años luz de diámetro. Este supercúmulo de 73 quásares recién descubierto es un centenar de millones de años luz de ancho.


La estructura titánica, conocida simplemente como el Gran Grupo Quasar (LQG),recuerda que los llamados quásares tuvieron un papel en la evolución de nuestra Vía Láctea. Esos objetos brillantes bombean hacia afuera energía y pertenecen al Universo joven, en sus primitivas etapas.