• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

La actividad humana cada vez determina más el comportamiento de las precipitaciones

Fuertes lluvias azotan a Guatemala / Reuters

Reuters

El incremento de las temperaturas por las emisiones de gases de efecto invernadero está haciendo más húmedas y más secas a las zonas que se comportan como tales, y presionan el desplazamiento de tormentas hacia los polos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ubicación y la intensidad de las lluvias están cambiando en todo el mundo, y no solamente por factores naturales, que ha sido el modelo de estudio dominante de la ciencia.

Un nuevo estuido del Lawrence National Laboratory, el laboratorio oficial del Departamento de Energía de Estados Unidos,  demostró que los cambios observados en la forma en que llueve sobre los mares y la tierra están directamente condicionados por actividades humanas y no pueden seguir siendo explicados únicamente por la variación natural.


Las emisiones de calor  y el agotamiento de ozono y otros gases afectan la distribución de las precipitaciones a traves de dos mecanismos: incrementando las temperaturas, lo que hace a las regiones húmedas más húmedas y a las regiones secas más secas (los llamados cambios termodinámicos) pero también generando cambios en el modelo atmosférico, que presionan tormentas y zonas subtropicales secas hacia los polos. Con el aumento de la temperaturas globales, todo esto empeorará.


"Ambos cambios están ocurriendo de forma simultánea en  las precipitaciones globales y su comportamiento no puede ser explicado sólo por la variabilidad natural", declaró uno de los autores del estudo, Kate Marvel. "Factores externos tales como el incremento de gases de efecto invernadero  son los responsables de estos cambios", añadió.


El estudio, basado por vez primera en imágenes de satélites, permite estimar que en los próximos años el agotamiento de ozono  intensificará y redistribuirá las precipitaciones globales, lo que sería una fuerte evidencia de cómo la actividad humana está afectando el comportamiento de las lluvias en todo el mundo.


Aseguran que muchos de los estudios previos se han enfocado en los efectos termodinámicos o en los cambios dinámicos atribuidos a la variación natural, pero de forma aislada. Al mirar juntos ambos modelos de precipitación, cambia la forma en el grado de responsabilidad que se le ha atribuido a la actividad humana en el cambio climático.


La observación vía satélite durante 33 años los ha llevado a concluir que los cambios observados en los patrones de lluvia son causados por fuerzas externas, aunque aparentemente parecieran ser parte de la naturaleza.