• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Venezuela se prepara para nuevo acuerdo mundial sobre el clima

La quema de carbón, petróleo y gases naturales libera miles de millones de toneladas de carbono todos los años a la Tierra/ Cortesía IVIC

La quema de carbón, petróleo y gases naturales libera miles de millones de toneladas de carbono todos los años a la Tierra/ Cortesía IVIC

Se prevé la instalación de estaciones meteorológicas en varias zonas del país con el fin de poner en funcionamiento una red de observatorios del cambio climático en el territorio nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación y el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) se allana el camino para la vigésima Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que  realizará en diciembre de 2014 en Lima, capital de Perú.

Según el jefe del Laboratorio de Ecosistemas y Cambio Global del IVIC y miembro de la delegación venezolana de la CMNUCC, Carlos Méndez, se está trabajando en los mecanismos de transferencia de tecnología con miras a un nuevo acuerdo mundial para la reducción de los gases de efecto invernadero, el cual debería concretarse en el año 2015 y entrar en vigencia a partir del 2020, cuando vence el Protocolo de Kioto. “La mitigación y adaptación al cambio climático requieren financiamiento y tecnología, y en tecnología existen barreras, como los derechos de propiedad intelectual, que los países desarrollados nunca quieren discutir” dijo.

Mitigación se refiere a la reducción o eliminación de las emisiones contaminantes responsables del calentamiento del planeta; la adaptación, por su parte, se relaciona con la implementación de medidas destinadas a enseñar a la población a convivir en un ambiente transformado por el clima, de acuerdo con el Sistema de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Los países desarrollados y las economías en transición están obligados, por convenio internacional, a mitigar; “nosotros, por responsabilidad hacia nuestros pueblos, debemos adaptarnos. Es una lucha a muerte porque reducir las emisiones significa recorte de desarrollo, entendido por la mayoría del mundo como crecimiento económico, y todos quieren crecer así, mucho más ahora que hay una crisis económica mundial” explicó Méndez.

También, se prevé la instalación de estaciones meteorológicas en varias zonas del país con el fin de poner en funcionamiento una red de observatorios del cambio climático en el territorio nacional, por medio de la cual se puedan elaborar predicciones y anticipar variaciones ambientales. Esta labor se llevaría a cabo en conjunto con el Ministerio para el Ambiente y sería complementaría a la actual red meteorológica operada por el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh).

Dicha observación comprendería “la revisión de datos científicos, cuya base principal hasta los momentos son los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC); pero también incluiría otras variables, no solo físicas, como las socioeconómicas, porque una de las grandes preguntas es cuánto cuesta mitigar y adaptarse y a qué tenemos qué enfrentarnos” aseguró.

Caracas será el escenario de la reunión previa a dicho encuentro (conocida como Pre-COP), a realizarse en septiembre de este año, donde además de reunir a los representantes ministeriales de cada país, se permitirá la participación de los movimientos sociales, indígenas y campesinos que deseen llevar sus propuestas a las mesas de discusión.

Avances en Varsovia


El 28 de enero se celebra el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2. Estimaciones del Sistema de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático sugieren que en los últimos tres decenios, todas las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado a una media de 1,6% anual, siendo el suministro de energía y el transporte por carretera las principales fuentes.

Señala la Organización en su portal web (http://www.un.org/es/climatechange) que “la quema de carbón, petróleo y gases naturales libera miles de millones de toneladas de carbono todos los años que de otra manera habrían permanecido ocultas en las entrañas de la Tierra, así como grandes cantidades de metano y óxido nitroso”.

Durante la décimo novena Conferencia de las Partes (COP 19) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), celebrada en 2013 en Varsovia (Polonia), se alcanzaron algunos compromisos importantes.

Uno de los logros de dicho encuentro fue el mecanismo internacional de Varsovia para las pérdidas y los daños relacionados con las repercusiones del cambio climático (en inglés “Loss and damages”), tales como los fenómenos extremos y graduales, en los países en desarrollo particularmente vulnerables.

Específicamente, se conformó un comité ejecutivo responsable de promover la aplicación de enfoques para hacer frente a las pérdidas y los daños relacionados con los efectos adversos del cambio climático. “Solo resta formular la metodología de financiamiento y la medición de los daños y pérdidas. Uno de los temas álgidos es determinar cuándo realmente esos fenómenos ocurren por cambio climático” aclaró el experto.

La delegación venezolana para la reunión COP 19 de la Convención Marco de la Organización de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático estuvo integrada por Ramiro Ramírez (Petróleos de Venezuela, Pdvsa), Isabel Di Carlos (Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores), María Victoria Colmenares (Ministerio del Poder Popular para el Ambiente), Pedro Borges (Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación) y Carlos Méndez (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Ivic).