• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

En Venezuela hay algas marinas aptas para el consumo humano

Las algas marinas abundan en Venezuela/Cortesía IVIC

Las algas marinas abundan en Venezuela/Cortesía IVIC

Hasta la fecha se han estudiado cuatro especies de la Isla de Margarita

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estudios realizados por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) han demostrado que algunas variedades de algas marinas procedentes de la Isla de Margarita, estado Nueva Esparta, pueden ser consumidas por el ser humano sin ocasionar efectos secundarios adversos.

 A tal conclusión se llegó luego de evaluar el contenido de hierro presente en las especies Sargassum sp, Ulva sp, Porphyra sp y Gracilariopsis sp, así como su biodisponibilidad, entendida como la propiedad del alimento para ser absorbido y digerido por el intestino, permitiendo que sus nutrientes lleguen a la sangre para cumplir sus funciones vitales.

 “Analizamos las algas mensualmente para verificar si la concentración de hierro variaba por estación y encontramos que Sargassum sp y Gracilariopsis sp tienen alto contenido férrico” explicó la Dra. María Nieves García Casal, jefa del Laboratorio de Fisiología del Centro de Medicina Experimental del IVIC y responsable del proyecto.

 El hierro es un mineral esencial para la producción de hemoglobina; fuentes dietéticas de hierro son la carne, pollo y pescado, así como el trigo, maíz y arroz. La deficiencia de hierro es un problema nutricional que afecta a muchas personas en diferentes países, siendo la anemia una de las manifestaciones clínicas más comunes de este trastorno.

 Pero tener hierro no garantiza su correcta absorción. “Por eso preparamos arroz, arepas y pan a base de algas y en diferentes proporciones, observando una buena biodisponibilidad. De hecho, los valores aumentaban cuando los voluntarios comían algas cocidas en comparación con las crudas” afirmó García.

 En el estudio participaron 96 personas (23 hombres y 73 mujeres) entre 14 y 50 años de edad, siguiendo las normas del Comité de Ética para la Protección de los Sujetos Humanos del IVIC.

 Según la investigadora, las algas marinas contienen más vitaminas A, B-12 y C, beta-caroteno, pantotenato de calcio, ácido fólico, riboflavina y niacina que algunas frutas y hortalizas.

 Los países caribeños tienen un gran potencial de flora debido a su ubicación geográfica (próxima al Ecuador terrestre), el cual pudiese explorarse con fines de investigación y aplicación. En el caso venezolano se resolverían dos problemas: el ambiental, representado por el exceso de algas marinas en las playas; y el nutricional, específicamente la deficiencia de hierro.