• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

La Tierra está en emergencia

Día de la Tierra

Día de la Tierra

Industrialización acelerada, crecimiento desorganizado de ciudades y aumento de la población son fenómenos nocivos para el planeta, con consecuencias que pueden ser letales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El planeta Tierra está en emergencia. Los síntomas son calentamiento global, contaminación de aguas y suelos, radiactividad, pérdida de bosques, desgarre en la capa de ozono y una notable disminución de la biodiversidad. Mañana se celebra el Día Mundial de la Tierra y aunque es cierto que el planeta no estará internado en un hospital, no por ello los síntomas que atraviesa son falsos o no representan gravedad. Los especialistas, de hecho, califican de emergencias ambientales los episodios de crisis que son ocasionados por la acción del ser humano en su propio hábitat.

Juan Carlos Sánchez, doctor en Ciencias Ambientales y coganador del Premio Nobel de la Paz, lo explica así: "Accidentes catastróficos y también la acción cotidiana del humano.

Ambos son causales de las llamadas emergencias ambientales que, de forma progresiva y sin detenerse, ocasionan efectos devastadores en el ecosistema".

Decir que son urgencias no es descabellado, pues el deterioro es palpable e incesante; no es gratuito que el calor sea tan intenso en el país por estos días, o que las lluvias en los años más recientes hayan sido de una intensidad abrumadora, señala Cecilia Gómez Miliani, ingeniero en Recursos Naturales y docente de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora. "Existe la percepción de que la crisis ambiental es un problema que afecta sólo a países desarrollados y que en Venezuela no es algo grave. Y sí es importante y nos afecta", apunta.

Las emergencias ambientales se miden en función del impacto que causan sobre el medio, que además puede variar entre regiones geográficas, explica el biólogo Diego Díaz Martín, presidente de la ONG Vitalis y jefe del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Metropolitana: "El problema del acceso deficiente al agua potable es especialmente notorio en África, pero igualmente atañe a todo el planeta y debe ser considerado una de las emergencias más inmediatas, porque sin agua no hay vida".

Los derrames petroleros son, por ejemplo, situaciones localizadas que repercuten en la salud entera del hábitat, así como los accidentes nucleares. "Ambas emergencias tienen consecuencias a corto y largo plazo sobre la vida terrestre y el medio marino. En el caso de la radiactividad, es poco lo que se sabe, pero si algo es conocido es que su impacto sobre las especies es prácticamente irreversible", enfatiza Sánchez. Y aunque esas catástrofes son catalogables como accidentes, también es cierto que intencionalmente ­en la persecución de otros fines­ el ser humano puede lesionar el planeta, como, por ejemplo, al causar el empobrecimiento de los suelos para cultivos mediante la contaminación o uso excesivo sin la aplicación de abonos y pesticidas.