• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Sugieren establecer una ruta de desfibriladores en Caracas

Cardiólogos proponen instalar equipos de reanimación en las estaciones del Metro, parques y sitios concurridos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Organización Mundial de la Salud estima que para el año 2030 cerca de 23,3 millones de personas morirán en todo el mundo por enfermedades cardiovasculares y por cardiopatías prevenibles.

A propósito del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 28 de septiembre, miembros de la Sociedad Venezolana de Cardiología y de la Fundación Venezolana del Corazón insisten en la necesidad de crear una campaña nacional para destacar la importancia de los desfibriladores como herramienta para “traer a la vida” a quienes padecen una muerte súbita o un infarto fulminante al miocardio.

Briseida Benaim, especialista de Escardio, explica que este tipo de aparatos portátiles permiten retomar la actividad cardíaca a través de un impulso de corriente que va directo al corazón.

La Asociación Americana del Corazón, responsable de regular todas las maniobras dentro de la reanimación cardiopulmonar, ha promovido en los últimos años la instalación de desfibriladores externos automáticos en sitios de uso masivos como estadios de béisbol y campos de fútbol para atender emergencias.

En Caracas y en las principales ciudades del país el uso de estos equipos está limitado exclusivamente a los centros hospitalarios y a las ambulancias. Lugares como el Metro de Caracas y los centros comerciales no disponen de esta tecnología.

Ante ello, Benaim propone demarcar una ruta de equipos en parques y espacios frecuentados por la población. “En el parque del Este han muerto muchos deportistas por la carencia de primeros auxilios”.

Advierte que un desfibrilador automático debe ser usado cuando el corazón está en funcionamiento pero no produce una respuesta física o cuando el bombeo sanguíneo es ineficiente.

La cardiólogo explica que a nivel hospitalario existen los desfibriladores semiautomáticos que son manejados por un personal médico calificado para atender emergencias, sin embargo, destaca que también existen equipos automáticos que pueden ser manejados por cualquier persona en caso de emergencia.

Jorge Barrera, jefe del Servicio de Ambulancia del Municipio Sucre, expone que este tipo de artefactos permite establecer un ritmo cardíaco efectivo.


Ya están calibrados. Pedro Medina, médico internista del Hospital Universitario, indicó que técnicamente la desfibrilación consiste en emitir una descarga eléctrica de hasta 500 voltios sobre el tórax del afectado. “Es un impulso de corriente al corazón para que el paciente pueda retomar su ritmo eléctrico normal”, explicó.

Destacó que los aparatos en lugares públicos ya están calibrados para ser usados de manera sencilla. Se mostró de acuerdo con una campaña educativa para concienciar a la gente sobre su uso, en la que participen los centros públicos y privados.

Vicencio Pérez, cardiólogo de la clínica Loira, aseguró que esta práctica se ha implementando en las principales ciudades de Europa y Estados Unidos debido a la elevada tasa de muerte súbita en jóvenes.

Aunque los médicos coinciden en que la reanimación cardiopulmonar se debería aplicar como primer paso, advierten sobre la necesidad de instalar estos instrumentos.

El responsable del Servicio de Ambulancia de Sucre asegura que las unidades de emergencias que atienden a la jurisdicción cuentan con equipos desfibriladores. “En Sucre tenemos tres equipos”, precisó.


Necesidades

El médico Vicencio Pérez asegura que antes de proyectar la carencia de desfibriladores en los espacios públicos, en el país existe un problema mayor que resta importancia al uso de estos equipos. “Los hospitales del país atraviesan una crisis aguda y el Gobierno debe procurar todos los insumos”.

Insiste en que el problema va más allá del uso de los aparatos, ya que asegura que no se consiguen los medicamentos para tratar a los pacientes después de un infarto.