• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

¿Sobrevivió una pequeña parte del núcleo de ISON o son sus escombros?

Las evidencias en imágenes parece abrir una pequeña esperanza de la visibilidad de NASA en nuestros cielos / Cortesía http://www.nasa.gov/ison

Las evidencias en imágenes parece abrir una pequeña esperanza de la visibilidad de NASA en nuestros cielos / Cortesía http://www.nasa.gov/ison

Es la pregunta que intenta responder la NASA y la Agencia Espacial Europea. Cuando todo parecía evaporado, una imagen brillante fue captada por telescopios de ambas instituciones astronómicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

ISON  parece resistirse a dejar de sorprender a los científicos que lo han tenido como epicentro de su interés desde su descubrimiento en 2012. Y es que luego de que pareció evaporarse por completo durante de los telescopios de todo el mundo después de su acercamiento al Sol, la NASA y otros observatorios captaron una porción de su material apareció por otro lado del astro rey.

"No tan rápido. La evidencia contradice la desaparición de ISON (...) Científicos aún chequean si ISON será visible en los cielos de nuestras noches", escribieron en la cuenta @NassaGoddard

Reseña la NASA en el minisite destinado al llamado cometa del siglo http://www.nasa.gov/ison que el cometa, que de ser cierta esta premisa, continuaría con su historial de comportamiento sorprendente, dejó ver una racha de material fluir lejos del sol y que fue captada tanto por la Agencia Espacial Europea como por el Observatorio Heliosférico y Solar de la NASA.

La pregunta sigue siendo si se trata simplemente de escombros del cometa, o si alguna porción de núcleo sobrevivió, pero el análisis de tarde noche de los científicos sugiere que al menos hay “un pequeño núcleo intacto”, indica la NASA. 

Recuerda la agencia espacial estadounidense que no sería la primera vez que el cometa brindase una sorpresa de ese estilo, pues a lo largo del año y en diferentes momentos, los investigadores han observado, especialmente en su trayecto más cercano al sol, como brilló y se atenuó de manera intempestiva.

“Tales cambios de brillo por lo general se producen en respuesta a material que hierve de la cometa, y ese diverso material lo hace a diferentes temperaturas,  proporcionando así pistas sobre lo que ha pasado con él”, explican.

El análisis de este patrón ayudará a los científicos a comprender la composición de ISON, que contiene material reunido durante la formación misma del sistema solar hace unos 4,5 millones de años.