• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Simulan en un glaciar alpino una misión tripulada a Marte

Foto: EFE

Foto: EFE

A 2.700 metros de altura, en las montañas de Austria, un equipo de investigadores encontró las "condiciones ideales" para entrenar un futuro viaje al planeta rojo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un glaciar alpino a 2.700 metros de altura no es el entorno desértico que habitualmente se asocia con Marte, pero es donde se han encontrado "las condiciones ideales" para entrenar una misión simulada al planeta rojo.

Es la primera vez que se recrea una misión a Marte en un glaciar, explican fuentes del Foro Austríaco del Espacio, que organizó la misión y que cuenta con una dilatada experiencia en estos ejercicios, como los desarrollados antes en una zona del Sahara (Marruecos), en Río Tinto (España) o en el desierto de Moab (EE UU).

La mayoría de estas simulaciones se desarrollan en ambientes desérticos, pero desde hace un tiempo se sabe que en Marte existen glaciares fuera de los polos.

El glaciar alpino de Kaunertal, en Austria, donde se ha hecho la recreación, ofrece aspectos comparables a las masas de hielo marcianas: en ambos casos los glaciares están cubiertos por una capa de roca y polvo.

El donostiarra Íñigo Muñoz Elorza, de 36 años, es uno de los seis "astronautas" seleccionados para esta simulación, que concluye hoy después de dos semanas, y en los que han participado un centenar de investigadores, técnicos y científicos de 19 países.

En sus "paseos espaciales" por el glaciar, tanto él como sus cinco compañeros iban embutidos en un traje espacial de 45 kilos, equivalente a unos 135 kilos en Marte, que tardan unas dos horas en ponerse.

Han tenido que moverse también con un "exoesqueleto" que recrea las condiciones de presurización que tendrían en Marte y que dificultan sus movimientos en un entorno muy escarpado.

En ese ambiente, los seis "astronautas" han tenido que adaptarse a rutinas de trabajo y comunicación en situaciones muy difíciles y llevar a cabo experimentos de distintos campos, como robótica, astrobiología o medicina.

Uno de los mayores retos ha sido trabajar con un flujo de comunicación muy lento, ya que los mensajes tardarían en llegar unos 10 minutos desde la Tierra debido a los 200 millones de kilómetros de distancia.

"El tiempo medio de un mensaje en llegar a Marte desde la Tierra serían diez minutos, más otros diez minutos en la respuesta. Veinte minutos de retraso", explica Muñoz Elorza.

 

Ese tiempo hace que el astronauta deba de actuar de forma más autónoma hasta recibir las siguientes instrucciones.

"Lo que queremos es evaluar bien cuál es el nivel de autonomía necesario, sin que se pierda el control de la situación por parte de gente más experta en los experimentos y las pruebas que estarían en la Tierra", agrega.