• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Secuenciado el mapa genético de la trucha arcoíris

Los expertos se concentraron en el ritmo en el que los genes de la trucha arcoíris evolucionaron desde que se produjo una duplicación de su genoma, hace aproximadamente cien millones de años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un equipo de investigadores ha conseguido secuenciar el mapa genético de la trucha arcoíris, de la familia de los salmónidos, lo que permitirá conocer mejor la forma en que evolucionaron los vertebrados, publica este martes Nature Communications.

El estudio, divulgado en esa revista científica británica, ha sido realizado por un grupo de expertos internacionales encabezados por Yann Guiguen, del Instituto Nacional Francés de Investigación Agrícola, en colaboración con la Universidad del estado de Washington (Estados Unidos).

Los expertos se concentraron en el ritmo en el que los genes de la trucha arcoíris evolucionaron desde que se produjo una duplicación de su genoma -cuando de una molécula de ADN única se obtienen dos o más clones de la primera-, hace aproximadamente cien millones de años.

A diferencia de la mayoría de los procesos evolutivos, que implican mutaciones, la llamada duplicación del genoma actúa como si fuera la copia del borrador de un texto escrito, que puede ser editada sin correr el riesgo de destruir la versión original, explican los científicos.

En general, la ciencia suele perder el conocimiento sobre las consecuencias de la duplicación genética debido a los cambios genéticos de sucesivas generaciones, pero como cien millones de años es un periodo de tiempo considerado relativamente corto, los investigadores consiguieron conocer el proceso.

"En los humanos y en la mayoría de los vertebrados, los eventos de duplicación son más viejos, por lo que hay menos genes duplicados aún presentes", dijo Gary Thorgaard, coautor del estudio y biólogo de la universidad estadounidense.

"La mayoría de los genes duplicados se pierden o cambian tanto que ya no pueden ser reconocidos con el tiempo como duplicados. En la trucha y el salmón podemos ver una etapa anterior en el proceso (duplicación) y muchos genes duplicados están aún presentes", dijo.

Para realizar el estudio, los expertos clonaron una trucha de Swanson, en Alaska, a fin de asegurarse de que estaban observando siempre el mismo pez durante las distintas investigaciones, en las que se hicieron comparaciones con otros estudios previos de estas especies.

Así los expertos destacaron que el ritmo de evolución puede variar mucho.

Según Thorgaard, algunos animales no han evolucionado demasiado durante cientos de millones de años, mientras que en otros, como el oso polar, la evolución es más reciente.

"Después de la duplicación genética de la trucha, el proceso de evolución ocurrió más lentamente de lo que fue en la mayoría de otros animales vertebrados", puntualizó Thorgaard.