• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Rex, el hombre biónico, llegó a museo de Londres

Rex, el primer hombre completamente biónico / EFE

Rex, el primer hombre completamente biónico / EFE

Este robot tiene órganos artificiales, sangre sintética y extremidades robóticas que han sido hechas con lo último de la tecnología

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Museo de la Ciencia de Londres exhibe desde mañana a Rex, el primer “hombre completamente biónico” con órganos artificiales, sangre sintética y extremidades robóticas que ha costado 640.000 libras (más de un millón de dólares).

Ideado, diseñado y montado por un grupo de expertos en robótica, Rex, de dos metros de altura, tiene bastante en común con Steve Austin, el hombre biónico que retrató la serie de televisión de los años 70 “El hombre de los seis millones de dólares”.

Con un rostro que le aporta humanidad, el hombre biónico incorpora algunos de los últimos avances de tecnología protésica, así como páncreas, riñón, bazo y tráquea artificiales, y un sistema circulatorio funcional.

Uno de los expertos que ha participado en su construcción, Richard Walker, señaló a la cadena BBC que el resultado del trabajo es “muy significativo”, pues ha permitido saber “lo cerca que las tecnologías protésicas están de reconstruir el cuerpo humano”.

LA TECNOLOGÍA BIÓNICA
Rex protagoniza mañana un documental de la cadena Channel 4, “Cómo construir un hombre biónico”, en el que también participa el psicólogo social suizo Bertolt Meyer, que nació sin mano derecha y lleva una prótesis biónica de 30.000 libras (casi 47 mil dólares).

“Algunas partes que hemos utilizado ya las llevan algunas personas que pueden vivir gracias a ellas. Las retinas artificiales permiten a la gente ver de nuevo. Hemos combinado estos avances con lo último en robótica”, agregó Walker.

En el documental se verá cómo Meyer prueba extremidades protésicas modulares mucho más avanzadas que la suya.

“He seguido las nuevas tecnologías biónicas durante mucho tiempo y creo que hasta hace cinco o seis años no pasaba gran cosa. Y ahora, de repente, estamos en un punto donde podemos construir un cuerpo que es magnífico y bonito de una manera propia y especial”, manifestó el psicólogo.