• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Resucitar un neandertal es prácticamente imposible

George Church dijo a una revista alemana que con la tecnología del futuro quizás se pueda reproducir a un hombre que se extinguió hace 30.000 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace aproximadamente 30.000 años desaparecieron definitivamente los hombres del Neandertal. Cuando George Church, profesor de la Universidad de Harvard, dijo que en algún momento sería posible revivir a esos primos de los humanos modernos, se generó un debate intenso. Incluso, algunos medios reseñaron que se buscaba, desde ahora, un vientre en alquiler para hacer el experimento.

La polémica comenzó el 18 de enero, cuando la revista alemana Der Spiegel publicó una entrevista con Church, experto en biología sintética. Buena parte de la conversación se dedicó a la posibilidad de clonar neandertales –homínidos que surgieron entre 300.000 y 100.000 años atrás–.

El científico explicó que esto podría lograrse al tomar la secuencia del genoma del neandertal, que, aseguró, ya está lista.

Después, señaló, se podría dividir el genoma en varias partes –10.000, por ejemplo– para luego sintetizarlas. Esos trozos de ADN podrían introducirse en células madre humanas. Con varias células madre de este tipo se lograría una idea muy cercana de la secuencia correspondiente al neandertal. Church aseguró que en su laboratorio desarrollaron la tecnología para este proceso.

Una vez que estén listas las células madre, se necesitaría una mujer que pudiera tener al embrión en su vientre, aventuró el científico. “Sin embargo, el prerrequisito sería, por supuesto, que la clonación humana esté aceptada en la sociedad”, aclaró el investigador a la revista.

Para él, traer a la vida a un neandertal generaría beneficios a la sociedad. Uno de ellos, señaló, es que podrían ofrecer una perspectiva diferente para solucionar problemas, pues se sabe que tenían el cráneo más grande que los humanos modernos. Además, pudieran aportar la diversidad necesaria para que la especie humana sobreviva.

Después de que circularon las ideas de Church, se desató una ola de informaciones poco precisas. Algunas páginas web y medios de todo el mundo señalaron que el experimento estaba en curso. Más tarde, la propia revista publicó un comunicado para aclarar los malos entendidos.

Dificultades. Para científicos venezolanos, la posibilidad de traer a la vida a un neandertal es bastante remota. José Luis Ramírez, fundador del Centro de Biotecnología del Instituto de Estudios Avanzados y especialista en genética forense y polimorfismo genético, señala que este experimento es prácticamente imposible. “La tecnología camina a pasos agigantados, pero esto lo veo muy difícil”, indica.

En primer lugar, no está la información completa del ADN del neandertal. ¿Serían estos datos genéticos incompatibles con los de los humanos de ahora? Ramírez señala que probablemente no: hay científicos que aseguran que en algún momento de la historia los hombres del Neandertal coincidieron con los modernos.

Sin embargo, dice, los procesos epigenéticos –de formación de los organismos desde su nacimiento– están influidos por la información del ADN y el ambiente en el que se encuentra. De allí que no sea tan sencillo traer a este mundo a individuos que vivieron hace miles de años.

Además, apunta Ramírez, el trabajo sería complicado y largo: habría que tomar el genoma, separarlo por cromosomas, y luego ensamblar cada uno de esos cromosomas, además de otros procesos.

Ángel Reyes, antropólogo físico y director de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela, también considera que ese experimento sería sumamente difícil. “Tendría que existir la tecnología necesaria para colocar el ADN del neandertal en un embrión y luego adherirlo al útero humano. Implicaría un alto costo”, dice.

Asegura que, para conseguir el dinero, se necesitaría el financiamiento de una universidad y el apoyo internacional. En ese momento se encontrarían trabas: la clonación humana está prohibida en casi todo el mundo. “Solamente el debate impediría que se llevara a la práctica la investigación”, señala Reyes.

El especialista asegura que el parecido entre los neandertales y los humanos modernos pudiera ser muy alto. “La clonación es fascinante, pero hay que pensar en las implicaciones. ¿Qué harían con ese niño neandertal? ¿Va a tener una novia? ¿Tendrá una vida social normal aún al saber sus orígenes?”.