• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Probaron comunicación en caso de tsumani

Víctor Cano | Leonardo Noguera

Víctor Cano | Leonardo Noguera

Funvisis coordinó un simulacro para verificar el comportamiento de redes alternativas, en caso de un desastre de grandes proporciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas realizó ayer un ejercicio comunicacional ante un tsunami en el mar Caribe, con el fin de poner a prueba el tiempo de respuesta real de los organismos encargados de proveer seguridad a la población costera de Venezuela y de otros países del área.
El simulacro tuvo lugar desde las 8:30 am, cuando se emitió el alerta para ser recibido por todas las instituciones con competencia en el área, y contó con el apoyo de la Fuerza Armada Nacional, la Dirección Nacional de Protección Civil y Administración de Desastre, el puesto de comando presidencial y el Ministerio de Energía Eléctrica. Se instaló una base operativa desde la cual el presidente de Funvisis, Víctor Cano, coordinó el trabajo de monitoreo. También se involucró el Cenit y la Cantv, proveedores de buena parte de la plataforma de comunicaciones utilizada en el simulacro.
“Algo importante para el funcionamiento del ejercicio fue la redundancia de las comunicaciones; es decir, dado que en situaciones de desastre pueden quedar destruidas o inhabilitadas las estructuras de telecomunicaciones, es muy importante que haya muchas plataformas ofreciendo el servicio de manera simultánea”, agregó Cano.
El ejercicio se efectuó prescindiendo de la red telefónica de Cantv. Así, se usaron todos los sistemas alternativos al alcance de la institución, con especial participación del Radio Club Venezolano.

El peor escenario. Cano precisó que se simuló el peor escenario imaginable: un sismo submarino de magnitud 8,5, aproximadamente 100 kilómetros al norte de Aruba, que fue detectado inmediatamente por la red sismológica nacional. Se determinó que la ola generada por ese movimiento alcanzaría costas venezolanas, específicamente Paraguaná, en 15 minutos y que abarcaría todo el Caribe en dos horas, aproximadamente, dado que viaja a 700 kilómetros por hora. “Esa ola no es peligrosa en alta mar, pero al acercarse a la costa pierde velocidad y gana altura. Por eso pudieran esperarse olas de hasta 10 metros”, refirió.