• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

El Nobel de Medicina distingue la reprogramación de células adultas

El británico John B. Gurdon y el japonés Shinya Yamanaka fueron distinguidos con el galardón porque hallazgos han proporcionado nuevas herramientas para el estudio de enfermedades y el desarrollo de métodos para el diagnóstico y la terapia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Nobel de Medicina 2012 fue otorgado hoy al británico John B. Gurdon y al japonés Shinya Yamanaka, que revolucionaron la visión del desarrollo de los organismos al demostrar que las células adultas pueden ser reprogramadas para desarrollar cualquier tipo de tejido.

Sus hallazgos han proporcionado nuevas herramientas para el estudio de enfermedades y el desarrollo de métodos para el diagnóstico y la terapia, destacó en su motivación el Instituto Karolinska de Estocolmo, institución que otorga el premio.

Gurdon (1933), formado en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y en el Instituto de Tecnología de California (EE UU), fue el precursor que puso en entredicho el dogma de que las células adultas especializadas eran irreversibles.

Un embrión está formado por células madre pluripotentes inducidas (iPS), capaces de desarrollar todos los tipos de células que componen un organismo adulto, las células adultas especializadas, en una evolución que se consideraba unidireccional.

Pero el científico británico pensó que el genoma de estas células adultas debía contener aún la información genética necesaria para evolucionar en cualquier tipo de célula, y así lo demostró en 1962, luego de experimentar con cigotos de ranas.

A pesar del escepticismo inicial con que fue recibido, su hallazgo acabó siendo admitido al ser confirmado por otros científicos, y posibilitó una intensa investigación que permitiría entre otras cosas la clonación de animales.

Pero su experimento implicaba la extracción de núcleos de células para introducirlas en otras y dejaba en el aire la pregunta de si sería posible convertir una célula adulta intacta en una célula madre pluripotente.

Más de cuarenta años después, Yamanaka (Osaka, 1962), formado en Japón y en Estados Unidos, fue capaz de resolver ese interrogante a partir de células madre embrionarias.

Primero buscó los genes que las mantenían en estado inmaduro, y una vez identificados estos, probó si algunos podían reprogramar las células adultas en iPS.

Yamanaka y su equipo de la Universidad de Tokio encontraron finalmente en 2006 una combinación que funcionaba: introduciendo cuatro genes juntos, podían reprogramar fibroblastos -células residentes del tejido conectivo que sintetizan fibras y mantienen la matriz extracelular del tejido de muchos animales- en iPS.

Las células resultantes podían convertirse en células nerviosas o intestinales, demostró Yamanaka, quien este año fue finalista del Premio Príncipe de Asturias de Investigación, galardón que recayó en el biólogo británico Greg Winter y el patólogo estadounidense Richard Lerner.

Gurdon y Yamanaka sustituyen en el palmarés del Nobel de Medicina a los inmunólogos Bruce A. Beutler (EEUU), Jules A. Hoffmann (Francia) y Ralph M. Steinman (Canadá).

El anuncio en Medicina o Fisiología abre la ronda de ganadores de los centenarios premios, que seguirán mañana con el de Física y pasado mañana con el de Química.

El jueves será el turno del premio de Literatura, según confirmó hoy la Academia Sueca, que siempre suele hacer pública la fecha del anuncio con posterioridad a que se conozca la del resto de galardones; y al día siguiente, el del Nobel de la Paz.

El último premio en fallarse será el de Economía, cuyo ganador o ganadores comunicará la Real Academia de las Ciencias el lunes 15.

La entrega de los Nobel se realizará, de acuerdo a la tradición, en dos ceremonias paralelas -en Oslo para el de la Paz y en Estocolmo los restantes- el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

La Fundación Nobel ha decidido reducir este año un veinte por ciento la asignación de cada categoría del premio, que pasa de 10 a 8 millones de coronas suecas (1,2 millones de dólares, 928.000 euros), para lograr un rendimiento de su capital ajustado a la inflación y asegurar así la supervivencia del galardón.