• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

NASA probará mañana un paracaídas supersónico

Representación del paracaídas / Foto: AFP

Representación del paracaídas / Foto: AFP

Se trata de un método para aterrizar de manera segura una nave espacial tripulada sobre la superficie de Marte 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La agencia espacial estadounidense NASA probará el miércoles un paracaídas supersónico, el más grande jamás desplegado. Esta tecnología tiene como objetivo hacer aterrizar naves espaciales tripuladas sobre el planeta Marte.

El paracaídas estará incorporado a una cápsula bautizada platillo volador debido a su forma.

Como la atmósfera de Marte no es muy densa, cualquier paracaídas destinado a suavizar la caída de una nave espacial tiene que ser particularmente sólido.

La NASA comenzó a probar esta tecnología desde 1976, cuando envió su misión Viking con dos robots a Marte. Pero como el objetivo es trasladar astronautas al planeta rojo hacia 2030, la agencia espacial necesita paracaídas de nueva generación, con tecnología más avanzada que permita a naves más grandes posarse con suavidad.

"Queremos ver si el paracaídas puede desplegarse y desacelerar el vehículo de prueba durante un vuelo supersónico", explicó en un comunicado el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

Este vehículo de prueba pesa poco más de tres toneladas, dos veces más de lo que pesan las naves de la NASA, que de hecho son capaces de pisar suelo marciano.

El paracaídas (llamado "Low-Density Supersonic Decelerator", o LDSD) es descrito por la agencia como "el mayor jamás desplegado". Tiene 30 metros de diámetro y su objetivo es "reducir la velocidad de entrada del vehículo de Mach 2 a una velocidad supersónica".

Para la prueba, la NASA enviará su platillo volador y el paracaídas a una altitud de 37 km sobre el Océano Pacífico con la ayuda de globo gigante. Este entonces soltará el platillo, que subirá aún más alto (hasta 55 km de altitud) gracias a sus cohetes de refuerzo. La nave luego alcanzará velocidades supersónicas.

El platillo volador se estará desplazando a 2,35 veces la velocidad del sonido cuando el paracaídas se despliegue para ayudarlo a posarse sobre el océano Pacífico, precisó la NASA.

Esta nueva tecnología debe ser examinada a gran altitud, dado que las condiciones son allí similares a las de la atmósfera de Marte.

En junio de 2014 se hizo una primera prueba con un paracaídas distinto que no resultó satisfactorio: no se infló como se esperaba y se desgarró. Hay otra prueba programada para 2016.