• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Ministerio del Ambiente asegura que se redujo contaminación en 54 playas

Basura ensucia el turismo en Margarita / Alexnys Vivas

Basura ensucia el turismo en Margarita / Alexnys Vivas

Especialistas señalan que el estudio no considera otros criterios para determinar la impureza del agua

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quienes desean viajar a las costas en el asueto de Carnaval deben considerar que hay una lista de 145 playas con bacterias fecales y de otros tipos, por lo que no están aptas para su disfrute. Sin embargo, de acuerdo con estudios del Ministerio del Ambiente, las opciones para los temporadistas aumentaron en un año: ahora hay 54 playas, que en 2012 eran consideradas como no aptas y que ahora pueden usarse sin riesgo de contraer enfermedades.
Las playas en las que se redujeron las concentraciones bacterianas se encuentran en seis estados del país: la mayoría están en Vargas y Miranda. Para determinar si es apta, el Ministerio del Ambiente realiza un análisis de las aguas. Después de recolectar 18 muestras por balneario, se establece la cantidad de coliformes totales, que son bacterias que están en el ambiente, y de coliformes fecales, que se encuentran en aguas servidas. También se indica la presencia del gusano que causa la bilharzia.
Un comunicado oficial señala que se estudia la densidad bacteriana, y también el PH, el oxígeno disuelto y la temperatura. En las evaluaciones participan funcionarios del Ministerio del Ambiente, la Guardia Nacional, el Instituto Nacional de Parques, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Salud y otros organismos.
Diego Díaz Martín, presidente de la ONG Vitalis, explica que en estas mediciones sólo se consideran criterios bacteriológicos. Eso quiere decir que una playa se clasifica como no apta cuando tiene concentraciones de bacterias que superan los límites de la norma. Los criterios que se siguen están en el Decreto 883, en el que se indican los controles de calidad de cuerpos de agua.
Para Díaz, el hecho de que existan 54 playas que ahora se consideran aptas no significa que se hayan recuperado o que estén libres de contaminación. “Lo que quiere decir, en realidad, es que al momento de la evaluación, el agua se encontraba dentro de los parámetros que establece la norma. El criterio sanitario de esos estudios ayuda a determinar cómo está la playa, pero existen otros asuntos que hay que evaluar”.
Por ejemplo, subraya el especialista, una playa puede carecer de bacterias fecales, pero puede tener objetos punzo penetrantes o residuos peligrosos que la conviertan en no apta. “Se debe hacer un muestreo a largo plazo, en el que se consideren otros criterios”, indica.

Recuperación posible. Diana Ruiz, coordinadora del programa Playas para la Vida de la Fundación para la Defensa de la Naturaleza, dice que sí es posible recuperar una playa contaminada en un año. Por ejemplo, se pueden mejorar las instalaciones o lograr que las posadas de los alrededores no lancen desechos al agua.
De todos modos, señala –al igual que Díaz– que lo primero que se debe hacer es evaluar las causas de la contaminación. Hay que establecer el origen de las bacterias y residuos, para después encontrar la solución. Por ejemplo, si se trata de vertido de aguas servidas, se puede buscar la manera de tratarlas antes de que lleguen al mar.


El Dato

Para el asueto de Carnaval 2013 hay 412 playas aptas, de un total de 557 analizadas. El año pasado hubo 358, de un total de 544 evaluadas