• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Microbios antárticos podrían entregar claves sobre el cambio climático

Embarcación con quilla de acero que llevó al equipo de 'Al filo de lo imposible' hasta la Antártida | Sebastián Álvaro

La Antártida | Sebastián Álvaro

Una expedición científica australiana analizará ese aspecto y también abordará posibles cambios en la dieta de los pingüinos Adelia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una misión científica australiana zarpó hacia la Antártida con el objetivo de estudiar los posibles cambios en la dieta de los pingüinos Adelaida en los últimos milenios y, al mismo tiempo, analizar los efectos de los cambios en el dióxido de carbono atmosférico en los microbios marinos.

Los estudios serán efectuados por investigadores de la División Australiana Antártica, quienes viajan al continente blanco a bordo del buque "Aurora Australis", indicó el Ministerio de Medio Ambiente de ese país.

Dentro del equipo, un grupo liderado por el microbiólogo Andrew Davidson seguirá analizando los efectos de la acidificación marina causada por el aumento de CO2 en la atmósfera.

Ese gas, relacionado con el efecto invernadero y el cambio climático, se disuelve en los mares antárticos y es captado por microorganismos como el fitoplancton y bacterias.

Los expertos cultivarán varias comunidades de microbios marinos en tanques de agua para observar los efectos de las diferentes concentraciones de CO2 en estos organismos.

"Los microbios son la base de la red alimenticia marina, y directa o indirectamente apoyan la existencia de toda clase de vida en el Océano Glacial Antártico", comentó Davidson.

El científico explicó que estos minúsculos seres vivos son claves en el proceso mediante el cual los organismos marinos transfieren anhidrido carbónico desde la atmósfera al fondo de los océanos, donde es almacenado durante milenios.

Davidson alertó que la concentración de CO2 en los mares puede cambiar la composición de las comunidades de microbios y alterar, en consecuencia, las cadenas alimenticias.

Ello tendría un impacto muy negativo sobre las ballenas y otros mamíferos, así como en la eficiencia con la que se almacena el dióxido de carbono en las profundidades de los océanos.