• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Japón presenta nueva sonda espacial para explorar un asteroide

El Hayabusa-2 | AFP

El Hayabusa-2 | AFP

La Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA) reveló el satelite Hayabusa-2, cuya fecha de lanzamiento está previsto para diciembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA) presentó a la prensa una nueva sonda, Hayabusa-2, con la que espera repetir el éxito épico de su antecesora, que logró traer polvos de asteroide tras una odisea de siete años.

"La nueva sonda estará terminada muy pronto", se congratuló el jefe del proyecto, Hitoshi Kuninaka, citado por la agencia Jiji, y aseguró que la JAXA redoblará sus esfuerzos "para un nuevo viaje".

El lanzamiento desde la base de Tanegashima, ubicada en el sur de japón, está previsto para cerca de diciembre.

Hayabusa-2 debería alcanzar su objetivo, el asteroide "1999 JU3", a mediados de 2018 y emprender regreso a finales de 2019 para llegar a la Tierra un año más tarde si todo va bien.

A diferencia de Itokawa, el asteroide explorado por la primera sonda Hayabusa, esta primera esfera rocosa contiene carbono y agua.

Hayabusa-2 estará equipada con una especie de cañón espacial. Cuando alcance la órbita deseada de "1999 JU3", soltará el artefacto y se pondrá al abrigo del otro lado del asteroide.

El cañón explotará y propulsará una bola metálica contra la superficie del asteroide, donde causará un cráter de varios metros de diámetro. Acto seguido, la sonda se posará encima del agujero y extraerá muestras del subsuelo.

Los científicos de la JAXA estiman que es más interesante explorar el subsuelo que la superficie del asteroide, más estropeada por la exposición permanente a los rayos cósmicos.

Lanzada en mayo de 2003, la primera Hayabusa recogió muestras del asteroide Itokawa, a 290 millones de kilómetros de la Tierra, en septiembre de 2005.

Dificultades de telecomunicaciones con la sonda, averías de los motores, baterías y otros equipos obligaron a los técnicos a imaginar increíbles astucias para recuperar el control y traerlo de regreso con tres años de retraso.

El viaje se transformó en un interminable periplo de siete años y varios miles de millones de kilómetros. Y Hayabusa se convirtió para los japoneses en el símbolo de su perseverancia.

Según la JAXA, la comprensión de los materiales de los cuerpos celestes de los materiales de los cuerpos celestes podría permitir explicar mejor las condiciones de formación de la Tierra y de la aparición de la vida.