• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Irán prepara el viaje de su segundo mono astronauta al espacio

Irán afirmó a fines de enero pasado haber enviado a bordo de una cápsula a una altura de 120 km a un mono que volvió vivo del viaje. Un primer intento con un primate en septiembre de 2011 fue un fracaso | El Mercurio / Chile / GDA

Irán afirmó a fines de enero pasado haber enviado a bordo de una cápsula a una altura de 120 km a un mono que volvió vivo del viaje. Un primer intento con un primate en septiembre de 2011 fue un fracaso | El Mercurio / Chile / GDA

Dentro de un mes será el lanzamiento del primate a bordo de una cápsula. Los planes son enviar un vuelo tripulado por un hombre de aquí a 2020

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Irán enviará dentro de un mes al espacio exterior a un segundo mono, anunció Hamid Fazeli, subjefe de la Organización iraní del espacio, citado este domingo por la prensa.

"El segundo mono astronauta está listo para ser enviado al espacio (...) El lanzamiento será durante el mes próximo", declaró Fazeli.

Irán afirmó a fines de enero pasado haber enviado a bordo de una cápsula a una altura de 120 km a un mono que volvió vivo del viaje. Un primer intento con un primate en septiembre de 2011 fue un fracaso.

En septiembre último, un responsable de la agencia espacial aseguró que Irán podría enviar al espacio exterior a un gato persa.

El ambicioso plan espacial de Irán prevé un vuelo tripulado por un hombre de aquí al 2020.

Sin embargo, según la agencia estatal IRNA, el actual jefe de la Organización Espacial, Akbar Torkan, declaró que hay "pequeños retrasos en el programa debido a una falta de dinero", probablemente en referencia a problemas financieros como consecuencia de las sanciones económicas impuestas por los países occidentales a Irán.

Fazeli anunció recientemente que su país planeaba lanzar al espacio tres satélites pequeños antes de marzo de 2014. Irán ya puso en órbita tres satélites desde 2009, al igual que una "cápsula" con una rata, tortugas e insectos en febrero de 2010.

El programa espacial iraní es seguido con atención e inquietud por los países occidentales por sus posibles implicaciones militares, ante un eventual desarrollo de misiles balísticos de largo alcance que podrían transportar armas convencionales o nucleares, aunque el gobierno de Teherán niega sistemáticamente que sus planes tanto en investigación espacial como de energía atómica, tengan fines militares.