• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

IVIC tras la huella del cambio climático en la flora costera del país

Flor de la tuna encontrada en La Blanquilla / Foto Angel Hernández

Flor de la tuna encontrada en La Blanquilla / Foto Angel Hernández

Coleccionar la vida vegetal de las islas venezolanas La Blanquilla, Los Roques y Los Hermanos, ha permitido la elaboración de un listado de las especies presentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El contraste de azules y verdes de sus aguas y la belleza de sus paisajes, no son las únicas cualidades que comparten las islas La Blanquilla, Los Roques y Los Hermanos. En estas dependencias federales venezolanas también se describen parte de los ecosistemas costeros del país, cuya información es valiosa para mitigar y evaluar los efectos del cambio climatico.

“Muchas de las especies de flora recolectadas en las tres islas son únicas en Venezuela y fitogeográficamente interesantes, pues solo se encuentra en ambientes muy secos en donde llueve muy poco, hay mucha radiación solar y fuertes vientos” afirmó Ángel Fernández, director del herbario del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

Identificar, clasificar y caracterizar la biodiversidad de plantas posibilita el registro de las especies que hacen vida en los ambientes costeros. “Hemos hecho grandes colecciones con la intención de darles nombre y dejarlas identificadas, pues no sabemos si con las variaciones del clima se pierden algunas” destacó Fernández, quien ha extraído las muestras junto a Reina Gonto, curadora del herbario.

Por otra parte, conocer los mecanismos que utiliza la cobertura vegetal para proteger los suelos, es de relevancia para diseñar medidas de protección y manejo a emplear en la agricultura u otras actividades humanas que impacten sobre el recurso natural.

El cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera y que se suma a la variabilidad natural del clima durante un tiempo prolongado, es la definición que acuña desde 1.992 la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático para denominar al proceso climático global.

Según las estimaciones realizadas en el documento técnico del Grupo Intergubertamental de Expertos sobre el Cambio Climático (2002) la elevación del nivel del mar, como consecuencia del las altas temperaturas, atenta directamente contra la existencia de las especies vegetales costeras.

“Con el cambio climático, los ambientes fríos de montaña se van a restringir. Igual ocurrirá en las costas y en las islas, en donde el aumento del nivel marino provocará inundaciones” indicó Fernández.

Conteo vegetal
Coleccionar la vida vegetal de las islas venezolanas La Blanquilla, Los Roques y Los Hermanos, ha permitido la elaboración de un listado de las especies presentes en ellas. En La Blanquilla se encontró la mayor diversidad de especies de plantas de las dependencias federales visitadas, debido a la presencia de suelos más profundos y ambientes más estables desde el punto de vista geomorfológico.

En el archipiélago Los Roques la diversidad de especies, a excepción de la isla Gran Roque,  es menor que la observada en la isla La Blanquilla, debido a la falta de suelos y la salinidad de los mismos. El número más reducido de especies se halló en el archipiélago Los Hermanos, debido a las fuertes pendientes que condicionan la formación y permanencia de los suelos.

La Strumpfia marítima -pariente lejano del café- y el Agave vivipara son algunas de las especies  encontradas en estas islas. Asimismo, los cactus forman parte de la vegetación, gracias a su capacidad para adaptarse a climas áridos. La tuna (Opuntia caracasana), el cardón (Stenocereus griseus) y la guasábara (Cylindropuntia caribaea) son algunos de los representantes más comunes de los cactus.

Con la recolección de alrededor de 650 ejemplares, que contienen al menos  130 especies de plantas de estos territorios, el herbario del  Ivic colabora con el proyecto Diagnóstico y Restauración de Áreas Degradadas en Énfasis en Ecosistemas Marino – Costeros, liderizado por la Dra. Luz Esther Sánchez, investigadora del Ivic – Zulia. También se han extraído muestras de las costas de Anzoátegui, Falcón y Sucre.

Los ejemplares también fueron incluidos en el inventario del herbario, donde reposan alrededor de 40.000 especímenes provenientes de diferentes ecosistemas del país.

Potenciales a descubrir

Durante el trabajo de campo cualquier planta, preferiblemente con flores y frutos, es recolectada por el equipo del herbario. Las muestras son depositadas en bolsas plásticas con una solución de alcohol al 70%, hasta que son ingresadas al herbario y deben secarse en una estufa para identificarlas y guardarlas en las respectivas estanterías, explicó Gonto.

Además de permitir conocer a futuro el cambio en las condiciones de vida de las especies, ante los cambios de clima, las colecciones de plantas en las islas también pueden ofrecer otros beneficios en el área de la salud, la alimentación, la ecología, el desarrollo industrial, entre otras.

Los ejemplares se ingresan en la base de datos del herbario compuesta por dos módulos. El primero registra la información taxonómica de la especie y los datos de su distribución; mientras que el segundo módulo muestra el uso etnobotánico que se le ha dado a cada una en Venezuela y en los países vecinos.

El herbario de Ivic está inscrito en el Registro Nacional de Colecciones Biológicas, administrado por la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del Ministerio el Poder Popular para el Ambiente (Minamb), de acuerdo a la Gaceta Oficial N° 39.307 del pasado 26 de noviembre de 2009.

Cortesía: Mariel Cabrujas, IVIC