• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Hallan el ADN humano más antiguo

Los científicos encontraron un húmero en una cueva en Atapuarca, al norte de España | EFE

Los científicos encontraron un húmero en una cueva en Atapuarca, al norte de España | EFE

La secuencia tiene relación estrecha con el homínido de Denísova, que vivió en Siberia y otros lugares de Asia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de científicos se ha remontado más atrás que nunca en el linaje del ser humano para recuperar y analizar ADN con ayuda de un hueso hallado en el norte de España, cuya edad se calcula en 400.000 años. El hallazgo ha suscitado más preguntas que respuestas sobre los antepasados antiguos del hombre.

Los resultados fueron presentados el miércoles en la versión electrónica de la revista Nature por Matthias Meyer y colegas del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, Alemania, y coautores de España y China.

Los científicos obtuvieron el ADN de un húmero hallado en la cueva ubicada en Atapuerca. En la cámara llamada Sima de los Huesos se han encontrado restos fósiles de por lo menos 28 individuos. Generalmente se clasifican como Homo heidelbergensis, una especie que vivió hace 600.000 años, pero no todos están de acuerdo.

Ha sido difícil calcular la edad de los huesos. Un cálculo aproximado basado en el análisis del ADN indica 400.000 años, lo cual confirma la posición actual de los antropólogos que excavan en el lugar, dijo Meyer. De acuerdo con el profesor Todd Disotell, de la Universidad de Nueva York, las técnicas geológicas indican que los restos tienen más de 300.000 años, pero no se puede ser más preciso. El ser humano moderno apareció hace unos 200.000 años.

El récord anterior de material genético recuperado de la línea evolutiva humana era de 100.000 años, aunque se ha obtenido ADN más antiguo de animales (el de un caballo con 700.000 años de antigüedad, que se conserva en Canadá).
 
En busca del parentesco. Los investigadores hicieron el mapa de la colección casi completa del llamado ADN mitocondrial que se encuentra fuera del núcleo de la célula y se transmite de madre a hijo.

Los investigadores utilizaron el ADN para construir posibles árboles genealógicos. Dieron por sentado que el ADN mostraría similitudes con el ADN neandertal, ya que ciertos rasgos de los fósiles españoles recuerdan a los neandertales, pero descubrieron sorprendidos que el ADN mostró una relación más estrecha con el homínido de Denísova, que vivió en Siberia y aparentemente en otros lugares de Asia, lejos de la cueva española. Los científicos no tienen explicación para ello, dijo Meyer.

El cuadro sería más claro si se pudiera recuperar otro tipo de ADN, el nucleico, de los huesos. El ADN nucleico contendría información más completa sobre las relaciones evolutivas entre las especies, y tal vez aparecería una historia muy diferente que la dada por el mitocondrial.
El ADN nucleico es más difícil de recuperar, pero Meyer espera poder hallar siquiera una pequeña cantidad. Afirmó que la cueva ha servido como "la congeladora perfecta'' para conservar el ADN a través de las eras y será difícil hallar algo similar en otra parte.

En climas cálidos como el de África, donde el ADN no se conserva bien, conseguir material genético de algunas decenas de miles de años significaría un avance, dijo David Reich, de la Facultad de Medicina de Harvard.