• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

La sonda Gaia llega al punto desde donde cartografiará la Vía Láctea

En esta foto se ve una oscura línea de polvo cósmico que revela la silueta de la Vía Láctea, en lo que parece una columna de humo que se levanta en el horizonte | Foto: Ben Canales

En esta foto se ve una oscura línea de polvo cósmico que revela la silueta de la Vía Láctea, en lo que parece una columna de humo que se levanta en el horizonte | Foto: Ben Canales

Gaia hizo una "maniobra crítica" para situarse en los lugares del sistema solar donde un objeto puede mantenerse en órbita estacionaria respecto a la Tierra y el Sol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sonda espacial Gaia, el telescopio más complejo construido en Europa, ha llegado al llamado punto "L2", a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, desde donde capturará imágenes para cartografiar la Vía Láctea en tres dimensiones y ofrecer un mapa de mil millones de estrellas.

Ese ingenio técnico de la Agencia Espacial Europea (ESA) lleva viajando por el espacio desde el pasado 19 de diciembre, cuando despegó en un cohete ruso Soyuz desde el Centro Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana francesa.

Gaia hizo hoy una "maniobra crítica" para situarse en uno de los conocidos como puntos de Lagrange, es decir, los lugares del sistema solar donde un objeto puede mantenerse en órbita estacionaria respecto a la Tierra y el Sol, informó la ESA en un comunicado.

No obstante, la sonda aún efectuará una maniobra de corrección la próxima semana y en los próximos meses empezará a enviar información a la Tierra para comprobar que todos sus aparatos funcionan correctamente.

Superada esa fase, la sonda comenzará su misión de cinco años, en la que analizará hasta 70 veces cada una de las mil millones de estrellas de las que aportará información como su posición, su temperatura, luminosidad, composición y distancia respecto a la Tierra.

En total, Gaia analizará el uno por ciento de las estrellas de nuestra galaxia y aportará un primer catálogo provisional dentro de dos años, aunque los científicos tendrán que esperar cerca de una década para disponer de un atlas definitivo.