• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Exhortan a cumplir las leyes que protegen las costas

Puerto Cabello. Henry Delgado / El Nacional

Puerto Cabello. Henry Delgado / El Nacional

En el Día Mundial de las Playas, la ONG Vitalis recordó que la normativa nacional prohíbe y penaliza la contaminación por desechos sólidos y aguas servidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A propósito de celebrarse mañana el Día Mundial de las Playas y de la campaña global Limpiemos el Mundo, la ONG venezolana Vitalis lanzó una advertencia sobre la crítica situación de algunas zonas costeras de Venezuela.

Diego Díaz Martín, líder de la ONG y jefe de Estudios Ambientales de la Universidad Metropolitana, afirmó que es usual en el país conseguir áreas de la costa llenas de desperdicios, pese a que hay leyes específicas que las protegen.

“Algunas playas presentan diversos grados de contaminación por residuos y desechos sólidos, no obstante la expresa prohibición de arrojar basura en ellas, de acuerdo con el marco jurídico actual”, señaló. La normativa está contenida en disposiciones como la Ley Orgánica del Ambiente, las leyes de Zonas Costeras y Gestión Integral de la Basura, así como en la nueva Ley Penal del Ambiente, entre otras.

La situación es compleja, pues la basura no sólo afea el paisaje y deteriora los ecosistemas, sino que pudiera poner en riesgo la salud de los usuarios de tales zonas, lo que incluye no sólo los humanos sino los seres vivos en general que utilizan esos espacios para alimentarse, reproducirse o refugiarse.

Díaz Martín cita el caso del botadero de basura de Tanaguarena, aparentemente permitido por la Gobernación y la Alcaldía de Vargas. “Lo que allí está ocurriendo parece obviar lo establecido en el marco jurídico, pues viola expresamente la legislación”.

Pobre saneamiento

Otro asunto que preocupa a los integrantes de Vitalis es la enorme cantidad de desperdicios que terminan en el mar, debido al limitado tratamiento que reciben las aguas servidas. En Venezuela sólo 25% del agua es tratada. Lo mismo ocurre con el débil funcionamiento de muchos sistemas de aseo urbano municipal.

“Todo ello trae como consecuencia que muchos ríos, como el Guaire y el Tuy, terminen por servir de depósito de residuos y desechos y de dispersores de basura en las costas, lo que contamina las playas nacionales e internacionales, incluso áreas protegidas en humedales de importancia internacional, como el Parque Nacional Laguna de Tacarigua”, señaló.