• Caracas (Venezuela)

Ciencia y Ambiente

Al instante

Evalúan situación de riesgo de los ecosistemas de América

El proyecto evaluará alrededor de 600 ecosistemas americanos/ Cortesía Provita

El proyecto evaluará alrededor de 600 ecosistemas americanos/ Cortesía Provita

eterminar las transformaciones que sufren los ecosistemas para tomar decisiones en beneficio de la conservación de sus recursos, fue la razón que movilizó a los Dres. Jon Paul Rodríguez y Kathryn M. Rodríguez-Clark, pertenecientes al IVIC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 Como una fotografía que deja registro de los objetos que se captan a través del  lente, el proyecto de Lista Roja de los Ecosistemas de América pretende obtener testimonio de las condiciones actuales de los principales ecosistemas del continente.

 Así lo reseña una nota de prensa del IVIC, en la que se especifica que luego de una fase preparatoria de cinco años, el estudio comenzó formalmente a principios del año 2012 y aspira presentar los resultados antes de finalizar el 2014.

 Los últimos 50 años han dejado huellas en los ecosistemas mundiales, más que en otros períodos de la historia, a causa de la intervención humana. Determinar las transformaciones que sufren los ecosistemas para tomar decisiones en beneficio de la conservación de sus recursos, fue la razón que movilizó a los Dres. Jon Paul Rodríguez y Kathryn M. Rodríguez-Clark, investigadores del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), a promover  la iniciativa.

 Los bosques secos y con poca lluvia suelen ser los ecosistemas americanos más amenazados en la actualidad. “Estos ambientes con temperaturas más placenteras, suelos más fértiles y sin inundaciones son más buscados por las personas para vivir” aseguró Rodríguez, quien determinó que en Venezuela se ha expandido la proporción de ambientes totalmente desplazados por las actividades humanas en los últimos 30 años.

 Para delimitar los ecosistemas, se emplearán los datos que provee NatureServe sobre Norte América, América Latina y El Caribe, institución que forma parte del apoyo técnico de la investigación. El desarrollo operativo del estudio ha sido un trabajo conjunto entre el IVIC y la asociación civil Provita, quienes coordinan la iniciativa global bajo el auspicio de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

 A través del uso de imágenes satelitales y registros históricos, se evaluará la situación de riesgo de los ecosistemas americanos a fin de comparar el estado actual de los mismos con respecto a épocas pasadas. “Vamos a emplear varios sistemas de medición, tomando como punto de partida 50 años hacia atrás, como si fuese una ventana movible. En los casos en los que existan los datos, usaremos también una medición fija desde el año 1750 hasta la actualidad” explicó el experto.

 Esta técnica permitirá analizar entre 600 y 800 ecosistemas del continente, sin tener que estar en ellos presencialmente. Las evaluaciones estarán a cargo de un equipo multidisciplinario de más de 30 personas que incluye biólogos, geógrafos, sociólogos y economistas.

 

Decisiones contra el “colapso”

 Un ecosistema es una unidad viva donde se interrelacionan diferentes especies que ejercen diversas funciones. Los ecosistemas  constantemente se transforman y regeneran por razones naturales o por la actividad del ser humano; por ello, para ser evaluados se emplea el término “colapso” en lugar de “extinción”, enfatizando que aunque un ecosistema no puede ser eliminado por completo, puede experimentar cambios en su funcionalidad.

 "La idea es evaluar el estado de las interacciones entre las especies, el tamaño del área que ocupa el ecosistema, sus cualidades y cómo se han transformado sus funciones” detalló Rodríguez sobre la investigación, que en el mes de noviembre estará en la fase intensa de análisis.

 La Lista Roja de los Ecosistemas de América proveerá datos útiles y expresados en forma sencilla, para impulsar la toma de decisiones acertadas en torno al manejo y aprovechamiento de los recursos naturales. “No solo nos enfocaremos en los casos con mayor amenaza de riesgo, pues desde el punto de vista ambiental es menos costoso prevenir que intervenir” resaltó el investigador.